Twitter acepta la oferta de compra de Elon Musk

El acuerdo pone al CEO de Tesla al frente de una empresa con 217 millones de usuarios y un papel influyente en la agenda política y mediática mundial.

Twitter ha aceptado venderse a Elon Musk, el hombre más rico del mundo, en un trato de 44.000 millones de dólares.

Musk ha señalado que Twitter será revisado bajo su dirección, incluyendo cambios en la moderación de contenidos, habiéndose descrito a sí mismo como un «absolutista de la libertad de expresión».

El acuerdo llega después de intensas especulaciones sobre el futuro de Twitter, desatadas por la entrada de Musk como mayor accionista individual de la plataforma el 4 de abril. El 14 de abril, Musk anunció una oferta de adquisición de 43.000 millones de dólares, lo que llevó a la junta directiva de Twitter a manifestar su descontento.

Sin embargo, el aparente malestar de la junta directiva se desvaneció después de que Musk presentara un paquete de financiación de 46.500 millones de dólares para la oferta, incluidos 21.000 millones de su propio dinero.

No se espera que la operación se enfrente a un escrutinio crítico por parte de las autoridades de la competencia de EE.UU. porque los principales intereses empresariales de Musk -Tesla y SpaceX- no compiten con Twitter.

Sin embargo, es probable que la operación suscite comentarios de políticos y organismos de opinión, dada la influencia de Twitter como fuente de información y la postura de Musk sobre la libertad de expresión.

La cronología

Hace dos semanas se supo que Elon Musk posee ahora el 9,2% de Twitter, lo que le convierte en su mayor accionista. Poco después, el CEO Parag Agrawal anunció que Musk, como uno de los «usuarios más apasionados y al mismo tiempo un gran crítico», se uniría al consejo de administración para dar forma activamente al futuro de la empresa. Este, dijo, era el mejor camino a seguir.

Sin embargo, el 9 de abril, día designado para el ingreso, Musk anunció por sorpresa que no quería ocupar el puesto. Esto era «lo mejor» (que podía pasar), dijo Agrawal, en una clara contradicción con sus propias declaraciones de la semana anterior.

No se revelaron más detalles sobre los antecedentes, pero una insinuación de Agrawal de que todos los miembros del consejo de administración debían actuar en interés de la empresa podría interpretarse como evidencia de diferencias de opinión con Musk: Al parecer, la dirección de la empresa no creía que Musk fuera a actuar en el mejor interés de la compañía. Paralelamente, Musk preguntó «¿Se está muriendo Twitter?» a través de Twitter sólo un día antes, refiriéndose a la inactividad de las cuentas más grandes.

Musk hizo una notificación obligatoria ante la Comisión del Mercado de Valores de EE.UU., según la cual ofrecía 54,20 dólares por acción por el 100% de las acciones.

Las intenciones de Musk son hacerse del control total de la empresa y luego retirarla de la bolsa de valores. A su juicio, sólo así es posible continuar con la función de Twitter como plataforma global para la preservación de la libertad de expresión. Tampoco confía en la gerencia de la empresa.

Como miembro solitario de la junta directiva, Musk no se veía en posición de cambiar nada. Con la adquisición, aspira a «desbloquear todo el potencial de la plataforma», o dicho de otra forma, a imponer su propio criterio en el rumbo que tome la red social.

La junta directiva de Twitter ha aprobado por unanimidad la adquisición completa de la plataforma propuesta por Musk. Aparentemente, una gran parte de los accionistas consideró que la oferta de Musk era más lucrativa que mantener las acciones en el mercado abierto.

Twitter no puede obligar al resto de los accionistas a vender sus acciones en la empresa al precio de 54,20 dólares. Pero con la venta de las acciones a Musk por parte de los principales accionistas, mantener los títulos ya no tiene sentido para los pequeños inversores privados. Como ya ha anunciado Musk, Twitter dejará de cotizar en bolsa después de que todas las acciones hayan sido compradas por una empresa de su propiedad.

En el comunicado de prensa sobre el anuncio, Musk vuelve a subrayar sus objetivos: Quiere reforzar y preservar la libertad de expresión como columna vertebral de la democracia en Twitter, mejorar el producto introduciendo nuevas funciones, revelar el código fuente para seleccionar las publicaciones en el feed de Twitter para generar confianza y prohibir definitivamente los spambots en la plataforma.

«La libertad de expresión es la base de una democracia que funciona, y Twitter es la plaza digital donde se debaten asuntos vitales para el futuro de la humanidad. También quiero hacer que Twitter sea mejor que nunca, mejorando el producto con nuevas funciones, haciendo que los algoritmos sean de código abierto para aumentar la confianza, derrotando a los bots de spam y autenticando a todos los humanos. Twitter tiene un enorme potencial. Estoy deseando trabajar con la empresa y la comunidad de usuarios para desbloquearlo», señala Elon Musk.

La adquisición le costará a Elon Musk unos 44.000 millones de dólares. 21.000 millones de dólares serán pagados de su propio bolsillo, y otros 25.500 millones de dólares mediante créditos y préstamos.



Contacto | Diario TI es una publicación de MPA Publishing International Ltd., Reino Unido. © Copyright 1997-2022