EE.UU. flexibiliza normas de exportación para neutralizar el dominio tecnológico de China

Para mantener su posición dominante en las negociaciones de normas internacionales, EE.UU. ha relajado las limitaciones al intercambio de tecnología y software de “bajo nivel” con empresas incluidas en la lista negra, como Huawei.

En 2019, EE UU incluyó a Huawei y a muchas de sus filiales no estadounidenses en una lista negra de entidades. La medida hizo que las empresas estadounidenses redujeran su participación en actividades relacionadas con los estándares, en momentos en que las empresas chinas desempeñan un papel cada vez más importante en los comités técnicos que determinan cómo se produce y utiliza la tecnología en todo el mundo.

Muchas empresas estadounidenses se preguntaron si necesitaban una licencia para compartir tecnología de “bajo nivel” durante las deliberaciones sobre normas y estándares. Desde el principio preocupó a los líderes de la industria y a los expertos en ciberseguridad que las limitaciones impuestas por el gobierno pusieran en peligro su participación en las organizaciones internacionales de normalización.

A EE.UU. le ha preocupado que China esté desarrollando normas propicias al autoritarismo a través de Huawei. Por ejemplo, la Nueva IP 2020 de Huawei permite la centralización de la red. Como parte de su esfuerzo por implantar el IPv6 en todo el país, China ha priorizado la contribución a los estándares de red.

EE.UU., en tanto, aspira a dominar todos los organismos de normalización para “garantizar que las democracias liberales y el libre mercado estén arraigados en la tecnología”.

Para solucionar en parte el problema, desde que añadió a Huawei a su lista negra, EE.UU. ha intentado hacer posible la participación en los estándares emitiendo una amplia licencia temporal y limitando qué empresas y tecnologías necesitan aprobación.

Medios estadounidenses escriben que la Oficina de Industria y Seguridad (BIS) del Departamento de Comercio de EE.UU. dice que la nueva normativa aliviará las preocupaciones sobre la participación de los grupos de la lista de entidades en la “actividad relacionada con las normas”. “Las partes interesadas de EE.UU. deben participar activamente en las organizaciones internacionales de normalización”, dijo Alan Estevez, subsecretario de Comercio para la Industria y la Seguridad, en un comunicado.

Las directrices modificadas dan a la industria estadounidense y a otras organizaciones una claridad muy necesaria, permitiendo que continúe el liderazgo estadounidense en estos grupos.

BIS está solicitando comentarios sobre una nueva regla que define la “actividad relacionada con las normas” como “acciones esenciales para el desarrollo, la adopción o la aplicación de una norma con el objetivo de publicarla”. Se ha dado un plazo de 60 días para recibir comentarios.

Thea D. Rozman Kendler, subsecretaria de comercio para la administración de exportaciones, dijo que las normas internacionales garantizan el funcionamiento, la interoperabilidad y la seguridad de los productos. “La norma de hoy impide las transferencias de tecnología que socavan la seguridad nacional y garantiza que las empresas estadounidenses lideren el desarrollo de estándares”.


Contacto | Diario TI es una publicación de MPA Publishing International Ltd., Reino Unido. © Copyright 1997-2022