Revelan la estrategia de desarrollo de Uber: beneficiarse del caos y la violencia

Según documentos filtrados, Uber utilizó tácticas reñidas con la ética y grupos de presión para expandir su empresa en todo el mundo.

Un dossier de más de 100.000 documentos pertenecientes a Uber Technologies Inc. filtrado a The Guardian y luego compartido con otros sitios y grupos de medios de comunicación expone cómo la empresa empleó tácticas cuestionables y grupos de presión para levantar su negocio.

La filtración, denominada como “The Uber Files”, contiene 124.000 documentos, incluidos más de 83.000 correos electrónicos, iMessages y comunicaciones de WhatsApp en los que participaron ejecutivos de Uber entre 2013 y 2017.

Aunque algunas de las revelaciones han sido noticia anteriormente,  los documentos dejan entrever que Uber estaba consciente de que su servicio era ilegal, que presionaba activamente a los legisladores y que los ataques a los conductores de Uber eran vistos como un método para ayudar a la empresa a alcanzar sus objetivos supremos.

Los países suelen tener negocios de taxis fuertemente regulados, sujetos a tributación. Uber fue en su día ilegal en la mayoría, si no en todos, los territorios en los que opera o ha operado. En sus inicios, Uber y sus conductores fueron objeto de protestas e incluso enfrentamientos violentos.

“Duerma un poco cuando pueda”, dijo la jefa de comunicaciones de Uber, Nairi Hourdajian, a uno de los grupos de presión de la empresa en Europa en 2014. “Recuerde que no tiene el control de todo, y que a veces tenemos problemas porque, bueno, simplemente porque somos jodidamente ilegales”.

Aunque no es chocante que la empresa tenga claro su actuar ilegal, sí lo es su respuesta a la violencia. Cuando los taxistas atacaron a cuatro conductores de Uber en los Países Bajos en 2015, el CEO de Uber en Bélgica, Niek Van Leeuwen, no intentó proteger a los conductores, sino que vio los ataques como una oportunidad. Van Leeuwen escribió al entonces CEO Travis Kalanick: “Mantenemos la historia de la violencia durante unos días antes de responder”. Uber vio la violencia contra los conductores como un método para presionar a los legisladores a pronunciarse sobre el tema y adoptar medidas favorables a Uber.

La aceptación de la violencia como herramienta de promoción no terminó ahí. “Fue un trabajo excepcional. Esto es precisamente lo que queríamos, y el momento es excelente”, escribió el jefe de política pública de Uber para Europa, Oriente Medio y África, Mark MacGann, tras los acontecimientos. Cristian Samoilovich, un lobbista de la empresa, también declaró que “tenemos que utilizar esto en nuestro beneficio”, en alusión a los ataques.

En otro debate, Kalanick rechazó las preocupaciones sobre la violencia contra los conductores de Uber en Francia, diciendo: “Creo que vale la pena” y que “la violencia asegura el éxito”.

Uber presionó a políticos de todo el mundo, como el ahora presidente Barack Obama, el primer ministro irlandés Enda Kenny, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y George Osborne, el canciller del Reino Unido en ese momento.

Emmanuel Macron, entonces ministro de Economía de Francia y ahora presidente del país, fue uno de esos funcionarios que apoyó a Uber en su momento. Según The Guardian, Macron hizo  todo lo posible para ayudar a Uber, incluso negociando un acuerdo secreto con opositores en el gobierno francés.

En respuesta a los datos robados, Uber admitió que se cometieron graves errores antes de 2017, razón por la cual se contrató al CEO Dara Khosrowshahi para cambiar las operaciones de la empresa.

“No hemos puesto ni pondremos excusas por comportamientos anteriores que son claramente incoherentes con nuestros principios actuales”, declaró Uber. “En su lugar, queremos que el público nos juzgue basándose en nuestras acciones durante los últimos cinco años y en nuestros planes para el futuro”.

Se desconoce quién filtró los registros históricos de Uber y sus motivaciones.


¿Desea recibir nuestro newsletter? Nunca le enviaremos spam

Contacto | Diario TI es una publicación de MPA Publishing International Ltd., Reino Unido. © Copyright 1997-2022