Los problemas de desinformación en Twitter podrían agravarse con Musk

Según académica experta en redes sociales, los planes de Elon Musk para Twitter podrían agravar los problemas de la empresa con la desinformación.

Elon Musk, el hombre más rico del mundo, pagó 44.000 millones de dólares por Twitter el 25 de abril de 2022, apenas 11 días después de revelar su oferta por la empresa. Anjana Susarla, profesora de sistemas de información de la Universidad Estatal de Michigan, y experta en plataformas de medios sociales, considera que la propiedad de Musk de Twitter y sus aspiraciones declaradas de comprar la empresa plantean graves problemas. Estos problemas se derivan de la naturaleza de la plataforma de medios sociales y de lo que la distingue de otras.

«He invertido en Twitter porque creo que tiene el potencial de ser una plataforma global para la libertad de expresión, y creo que la libertad de expresión es un requisito social para una democracia que funcione», declaró Musk. En un artículo publicado por The Conversation, Susarla observa que los breves textos e hilos de Twitter inspiran a miles de personas a participar en conversaciones en tiempo real, lo que la hace popular entre celebridades, personalidades de los medios de comunicación y políticos.

Según investigadores de redes sociales, la vida media de los contenidos en una plataforma es el tiempo que tarda un contenido en alcanzar el 50% de su compromiso total de por vida, que suele medirse en número de visualizaciones o métricas basadas en la popularidad.

Un tuit tiene una vida media de unos 20 minutos, en comparación con las 5 horas de las publicaciones de Facebook, las 20 horas de las publicaciones de Instagram, las 24 horas de las publicaciones de LinkedIn y los 22 días de los vídeos de YouTube.

La mayor relevancia de Twitter a la hora de fomentar los diálogos en tiempo real a medida que se desarrollan los acontecimientos se ve ejemplificada por una vida media significativamente más corta.

La capacidad de Twitter para influir en el discurso en tiempo real, así como la facilidad con la que los académicos pueden acceder a sus datos, incluidos los geoetiquetados, según la investigadora, lo han convertido en una mina de oro para los investigadores que estudian diversos fenómenos sociales, desde la salud pública hasta la política.

Los datos de Twitter se han utilizado para pronosticar las visitas a urgencias relacionadas con el asma, medir la conciencia pública de las epidemias y estimar la dispersión del humo de los incendios forestales.

Aunque gran parte de la actividad de un tuit es frontal, los tuits que forman parte de una conversación se muestran en orden cronológico, y el archivo de Twitter ofrece un acceso rápido y completo a todos los tuits públicos.

Una preocupación importante es cómo la propiedad de Musk de Twitter, y el control privado de las plataformas de medios sociales en general, afecta al bienestar público en general.

En una serie de tuits eliminados, Musk propuso una serie de mejoras para Twitter, como la adición de un botón de edición para los tuits y la verificación automática de los miembros premium.

Según Susarla, no hay pruebas experimentales de que un botón de edición en Twitter modifique la forma en que se transmite la información. Sin embargo, se pueden extrapolar los datos de un estudio anterior sobre tuits eliminados. Los investigadores pueden examinar los tuits eliminados gracias a una serie de métodos de recuperación.

A pesar de que algunos estudios muestran diferencias significativas de personalidad entre los usuarios que borran sus tuits y los que no, estos resultados sugieren que borrar tuits es una forma de mantener el control de la identidad online.

Susarla escribe que analizar los comportamientos de borrado puede revelar información vital sobre la credibilidad y la deshonestidad en línea, y que investigar las prácticas de edición podría revelar información sobre los objetivos de las personas y cómo se presentan si Twitter introduce un botón de edición.

A modo de ejemplo, según las investigaciones sobre la actividad generada por bots en Twitter, aproximadamente la mitad de las cuentas que hablan de COVID-19 son probablemente bots, escribe Susarla.

Permitir a los usuarios editar sus tuits -ya sean bots automatizados o personas humanas- podría convertirse en otra arma del arsenal de desinformación de bots y propagandistas, dado el partidismo y la diferencia política que existe en los espacios online.

La edición de tuits podría permitir a la gente mentir a propósito sobre lo que ha dicho o negar haber dicho algo malo, lo que dificultaría el seguimiento de la desinformación.

Musk también ha afirmado que pretende acabar con los bots de Twitter, que son cuentas artificiales que publican con frecuencia y regularidad haciéndose pasar por personas reales. El CEO de Tesla ha pedido que se verifiquen los usuarios como personas reales.

Susarla considera que es vital que las técnicas de autentificación de usuarios mantengan la privacidad ante situaciones como el doxxing y otros daños personales hostiles en línea. Esto es especialmente importante para los activistas, disidentes y denunciantes que se enfrentan a amenazas como resultado de sus actividades en línea. Por ejemplo, los protocolos descentralizados pueden proporcionar autenticación sin poner en peligro el anonimato.

Susarla escribe que, para entender los objetivos de Musk y lo que les espera a las plataformas de medios sociales como Twitter, es necesario evaluar el enorme -y opaco- ecosistema de la publicidad en línea, que incluye diferentes tecnologías manejadas por las redes publicitarias, las empresas de medios sociales y los editores.

La estrategia de Musk, según Susarla, es que Twitter gane dinero con las suscripciones y no con la publicidad.

Si Twitter no tuviera que preocuparse por atraer y retener a los anunciantes, sería libre de centrarse en la moderación de contenidos. Esto podría convertir a Twitter en una versión por suscripción de un sitio de opinión libre.

En sus esfuerzos por combatir la desinformación, Twitter, por otra parte, ha sido agresivo en su uso del filtrado de contenidos hasta ahora. «A la luz de los daños algorítmicos producidos por las plataformas de medios sociales, la noción de Musk de una plataforma libre de dificultades de control de contenido es inquietante», escribe Susarla, citando la investigación sobre los algoritmos que asignan el género a los usuarios, los posibles defectos y sesgos en los algoritmos utilizados para recoger información de estas plataformas, y el impacto en los consumidores que buscan información de salud en línea.

Debido a los otros negocios de Musk, la capacidad de Twitter para influir en la opinión pública en las sensibles industrias de la aviación y el automóvil crea inevitablemente un conflicto de intereses, por no mencionar que obstruye la divulgación oportuna de información pertinente a los accionistas.
Musk ya ha sido acusado de ocultar datos sobre su propiedad de acciones en Twitter.

Para mejorar los algoritmos, según el propio reto de recompensa por sesgo algorítmico de Twitter, es necesario un enfoque dirigido por la comunidad.

Susarla concluye su análisis recordando un proyecto muy innovador diseñado por el MIT Media Lab, donde se animaba a los alumnos de secundaria a reimaginar la plataforma de YouTube teniendo en cuenta la ética. «Quizá Musk debería convencer a Twitter de que haga lo mismo», escribe Anjana Susarla, profesora de sistemas de información de la Universidad Estatal de Michigan.



Contacto | Diario TI es una publicación de MPA Publishing International Ltd., Reino Unido. © Copyright 1997-2022