Dimite el CEO de NSO Group y se despide a 100 empleados

Shalev Hulio es el segundo director general de NSO Group que dimite en menos de un año.

Shalev Hulio, CEO y cofundador de la empresa israelí NSO Group, ha dimitido en el marco de una reorganización que también supondrá el despido de unos 100 empleados. Hulio ha dimitido con efecto inmediato, y el director de operaciones, Yaron Shohat, ha sido nombrado director general interino hasta que el consejo de administración elija a su sucesor.

Según informes de prensa, Hulio permanecerá en la empresa para supervisar fusiones y adquisiciones. “Hoy es un día difícil en NSO Group. Tras un período difícil lleno de obstáculos y desafíos, la empresa se ve obligada a dejar marchar a más de un centenar de empleados”, publicó un empleado, Guy Dalal, un jefe de grupo, en LinkedIn.

Hulio es el segundo director general de NSO que dimite en menos de un año. Itzik Benbenisti abandonó su puesto el 11 de noviembre, sólo dos semanas después de ser contratado. La decisión se tomó después de que la empresa fuera incluida en la lista negra del Departamento de Comercio de Estados Unidos.

Desde el pasado mes de julio, cuando un grupo de organizaciones de medios de comunicación reveló el uso extensivo del software Pegasus de la empresa para espiar a periodistas y activistas de todo el mundo, NSO se ha visto envuelta en un profundo escándalo. Pegasus permite a los usuarios activar en secreto la cámara y el micrófono de los dispositivos privados de sus víctimas.

El pasado mes de noviembre, el gobierno estadounidense incluyó a NSO Group en una lista negra comercial. Según el Departamento de Comercio de Estados Unidos, las herramientas de NSO permitían a los gobiernos extranjeros atacar a disidentes, periodistas y activistas para silenciar la disidencia.

Aunque NSO afirma que sólo vende software espía a “gobiernos aprobados”, el Proyecto Pegasus descubrió que las herramientas de NSO eran utilizadas para espiar y perseguir a periodistas, disidentes, académicos, diplomáticos y miembros de la sociedad civil en varios países. El programa espía desarrollado por la NSO también se utilizó supuestamente para rastrear al periodista Jamal Khashoggi, que posteriormente fue asesinado por agentes de inteligencia saudíes.

En mayo de este año se reveló que que los teléfonos del Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y de la Ministra de Defensa, Margarita Robles, fueron infectados con el programa espía Pegasus el año pasado. En julio de 2020, los periódicos The Guardian y El País revelan que el teléfono de Roger Torrent, presidente del Parlament y número dos en la jerarquía política de Cataluña, fue hackeado en lo que constituyó un bullado caso de espionaje político interno en una democracia europea.

Apple y Meta también han emprendido acciones legales contra NSO, alegando que sus acciones violan la legislación estadounidense.

“Estos cambios no solucionarán la actual falta de responsabilidad”, afirmó Claudio Guarnieri, director del Laboratorio de Seguridad de Amnistía Internacional, una de las varias organizaciones que ha rastreado y sacado a la luz la vigilancia digital mundial que permite la tecnología de software espía de NSO Group a la publicación CyberScoop. “Las crecientes pruebas de la vigilancia ilegal de activistas, periodistas y otros miembros de la sociedad civil revelan la existencia de una podrida industria de software espía mercenario, y una moratoria sobre su venta es tan urgente ahora como lo ha sido siempre”.


Contacto | Diario TI es una publicación de MPA Publishing International Ltd., Reino Unido. © Copyright 1997-2022