Cuatro razones por las que Harmony OS no resolver√° los problemas de Huawei

Bajo la fuerte presi√≥n comercial derivada de la prohibici√≥n del gobierno de EE.UU., Huawei anunci√≥ recientemente su nuevo sistema operativo Harmony. Similar a Android, el nuevo SO puede funcionar en m√ļltiples tipos de dispositivos, con asombrosos par√°metros de rendimiento y seguridad. ¬ŅPero es suficiente?

En un artículo de opinión escrito por Kamal A Munir, Profesor Asociado de Estrategia y Política, Cambridge Judge Business School y Hamza Mudassir, Visiting Fellow in Strategy, Cambridge Judge Business School, publicado por The Conversation, ambos catedráticos afirman que el meteórico ascenso de Huawei en el negocio de las telecomunicaciones se interrumpió de forma dramática en abril, cuando el gobierno de los EE.UU. prohibió a las empresas estadounidenses hacer negocios con la firma china, entre otras. Esto incluye a Google y, de manera crucial para los usuarios de smartphones marca Huawei, acceso a las actualizaciones del sistema operativo Android.

“El anuncio del sistema operativo Harmony de Huawei fue un alivio muy necesario para los propietarios de tel√©fonos inteligentes Huawei, que han estado justificadamente preocupados de que sus costosas adquisiciones se volvieran obsoletas con mayor rapidez”, escriben los autores, seg√ļn los cuales un nuevo y mejorado sistema operativo Huawei que pueda reemplazar f√°cilmente al sistema operativo Android en los tel√©fonos Huawei ayudar√° a eliminar la dependencia de la empresa respecto de la tecnolog√≠a de Google.

Los autores presentan luego cuatro razones por las que el nuevo sistema operativo de Huawei no es “una soluci√≥n m√°gica” a los problemas de la empresa:

1 — Escasez de aplicaciones

“La mayor√≠a de los usuarios no tienen idea de lo que hace un sistema operativo”, escriben Munir y Mudassir, explicando que los desarrolladores de aplicaciones apuntan a sistemas operativos con grandes bases de usuarios, ya que esto les permite recuperar sus costes de desarrollo con mayor rapidez. “Nadie est√° interesado en sistemas operativos con peque√Īas cuotas de mercado”.

“Aunque Huawei te√≥ricamente puede migrar a todos sus usuarios a su nuevo sistema operativo, las aplicaciones asociadas tendr√≠an que ser modificadas, ya que el sistema operativo Harmony no es compatible con Android. Con m√°s de 2 millones de aplicaciones en la Play Store de Google, se necesitar√≠a mucha paciencia y mucho dinero para convencer a los desarrolladores de aplicaciones de que migren sus aplicaciones de Android a Harmony y las mantengan actualizadas”.

2 — Bloqueo

“Cambiar de sistema operativo es mucho m√°s dif√≠cil ahora que en el pasado. Un sistema operativo m√≥vil genera y almacena la mayor√≠a de sus contrase√Īas personales en l√≠nea, lleva una versi√≥n virtual de su tarjeta de cr√©dito para facilitar el gasto, realiza copias de seguridad de todos los v√≠deos e im√°genes en las respectivas nubes de los usuarios y mucho m√°s”, escriben los autores, que mencionan las dificultades que experiment√≥ BlackBerry cuando intentaba migrar aplicaciones a su propio sistema operativo. “Hasta ahora, mover toda esa informaci√≥n a trav√©s de los sistemas operativos m√≥viles ha sido un proceso quebrantado. Incluso las aplicaciones de transferencia dedicadas de Apple y Samsung no lo han hecho a la perfecci√≥n por diversas razones estrat√©gicas, de seguridad y t√©cnicas. Con un tercer sistema operativo en juego, esto no mejorar√°”, concluyen.¬†

3. РLa prohibición comercial va más allá de Android

Los autores recuerdan a los lectores que la prohibici√≥n comercial contra Huawei est√° en pleno vigor para todas las empresas estadounidenses y no s√≥lo para Google. Esto significa que aplicaciones como Facebook, Amazon, Uber, eBay y Paypal, entre otras, no pueden portarse al nuevo sistema operativo sin una licencia especial. “Con el aumento de las tensiones comerciales entre los EE.UU. y China, las posibilidades de que estas empresas obtengan una licencia de este tipo en un futuro pr√≥ximo parecen escasas”. 

4 — Impacto en las actividades no m√≥viles

“Dada la naturaleza dram√°tica y muy p√ļblica de la prohibici√≥n estadounidense contra Huawei, su impacto financiero probablemente afectar√° el negocio de equipos de telecomunicaciones de Huawei en todas partes”. Para los consumidores y los gobiernos cada vez m√°s preocupados por la privacidad y la protecci√≥n de datos, trabajar con un proveedor de tecnolog√≠a en medio de una controversia no es exactamente reconfortante. Para Huawei, el lanzamiento de un nuevo sistema operativo m√≥vil no ayudar√° a resolver ese problema y seguir√° presionando a las exportaciones del gigante tecnol√≥gico fuera de China”, afirman los catedr√°ticos en su art√≠culo.¬†

“El gobierno chino puede hacer m√°s que cualquier otro pa√≠s para ayudar a Huawei a salir de este aprieto, pero no lo suficiente. Dado el propio ecosistema de aplicaciones altamente populares de China, los usuarios de ese pa√≠s no se ver√°n tan afectados. Pero fuera de China es una historia diferente”, indican Munir y Mudassir en su an√°lisis.

Los autores a√Īaden que incluso si el gobierno chino tomara represalias prohibiendo a Apple y cediendo su decreciente cuota de mercado a Huawei, eso a√ļn no resolver√≠a el enigma global de la empresa: “Huawei estaba a la vanguardia de la marcha de China hacia el dominio tecnol√≥gico, pero la prohibici√≥n comercial de Donald Trump la ha detenido. Resignarse a Huawei significar√≠a dejar escapar la dependencia del mundo en la tecnolog√≠a estadounidense, algo que los Estados Unidos no est√°n dispuestos a permitir”, escriben los profesores Kamal A Munir y Hamza Mudassir.




Contacto | Diario TI es una publicación de MPA Publishing International Ltd.