Peter Maurer, Presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), publicó una carta abierta en la que pide a los líderes mundiales “adoptar medidas inmediatas y decisivas para detener todos los ciberataques contra los hospitales, la atención sanitaria y las instalaciones de investigación médica, así como contra el personal médico y las organizaciones internacionales de salud pública”.

En los últimos meses, mientras que el Covid-19 ha causado devastación en prácticamente todo el mundo, los ciberdelincuentes han intensificado sus actividades contra hospitales, centros de atención de la salud, organizaciones de investigación y autoridades internacionales que proporcionan asistencia crítica y orientación sobre la pandemia.
Los firmantes proceden de gobiernos, industrias, organizaciones internacionales y ONG, como asimismo del ámbito académico, y exigen a gobiernos trabajar juntos, incluso en el seno de las Naciones Unidas, para reafirmar las normas internacionales que prohíben tales acciones.
La misiva se produce en un momento en que el CICR ha registrado más de 200 incidentes físicos de violencia contra trabajadores e instalaciones de salud relacionados con Covid-19, en más de 13 países, desde el comienzo de la pandemia.

En la carta, titulada “Un llamamiento a los gobiernos: Colaboren para poner fin a los ataques cibernéticos contra la atención de salud”, los firmantes escriben: “En las últimas semanas, hemos sido testigos de ataques que han tenido como objetivo instalaciones y organizaciones de salud en la primera línea de la respuesta a la pandemia del Covid-19. Estas acciones han puesto en peligro vidas humanas al perjudicar la capacidad de funcionamiento de estas instituciones críticas, ralentizando la distribución de suministros e información esenciales e interrumpiendo la prestación de atención a los pacientes. Con cientos de miles de personas ya fallecidas y millones de infectados en todo el mundo, la atención sanitaria es más importante que nunca. Esta no será la última crisis sanitaria. Ahora y en el futuro, los gobiernos deben afirmar en términos inequívocos: las operaciones cibernéticas contra los centros de atención de la salud son ilegales e inaceptables”.

El documento recuerda que no al no tolerarse los ataques a la infraestructura sanitaria en el mundo físico, tampoco pueden tolerarse tales ataques en el ciberespacio, ya sea en tiempo de paz o en tiempo de conflicto.

Los ataques cibernéticos van desde operaciones de ransomware, destinadas a paralizar las redes de atención primaria y de urgencia a cambio de pagos, hasta campañas de desinformación destinadas a socavar y perturbar elementos más amplios de la respuesta a la pandemia, incluidos los servicios de ensayo e investigación de vacunas. Cuando han tenido éxito, esos ataques han interrumpido la prestación de atención de la salud y han supuesto costos adicionales para los proveedores de servicios sanitarios.

Además, el CICR recuerda que la protección de las instalaciones médicas durante los conflictos armados es un aspecto fundamental del derecho internacional humanitario. “Los Convenios de Ginebra no dejan lugar a dudas: las instalaciones médicas y su personal deben ser respetados y protegidos. Los beligerantes no deben dañar la infraestructura médica a través de operaciones cibernéticas y deben tener mucha precaución para evitar los daños incidentales causados por dichas operaciones”, indica la entidad en un comentario adicional.

“Las sociedades se están digitalizando, y las operaciones cibernéticas se han convertido en una realidad de los conflictos armados actuales. Con un número cada vez mayor de Estados que desarrollan capacidades cibernéticas militares, se espera que las operaciones cibernéticas aumenten. La amenaza para el sector de la atención de la salud durante la actual pandemia debe ser una llamada de atención para hacer frente a las amenazas que los ataques cibernéticos contra los centros de atención de la salud pueden suponer en el futuro”, escribe el CICR en su sitio web.
La pandemia también ha motivado ataques incendiarios contra infraestructura de telecomunicaciones (ver artículos relacionados).

Ilustración: Amador Fuentes vía Unsplash

Comparta este contenido