Schmidt dijo a la BBC que la empresa china ha participado en actos inaceptables en el pasado y, sin proporcionar pruebas, agregó que la información de los routers de Huawei ha terminado en manos del gobierno chino.

Schmidt tuvo un papel instrumental en liderar a Google desde una pequeña start-up en California, hasta el negocio global que es hoy. En 2001, Schmidt fue contratado por Larry Page y Sergey Brin para dirigir Google como su director ejecutivo. En 2004, supervisó la exitosa oferta pública inicial (IPO) de Google, que la convirtió en una de las empresas más valiosas del mundo.

Schmidt también estuvo al frente del sistema operativo Android durante los años clave de la era del smartphone, y ayudó a convertir a Android en el sistema operativo móvil más utilizado en el mundo. Una de sus últimas acciones exitosas en Google fue supervisar la enorme reestructuración corporativa de la compañía en 2015, hasta que finalmente se convirtió en una unidad de negocio del holding Alphabet, cuyas carteras incluyen ahora a Google, YouTube, Nest y Waymo.

Schmidt permaneció como director ejecutivo de Google hasta 2011, cuando renunció y Larry Page asumió el cargo de CEO. Schmidt permaneció como presidente y más tarde como miembro de la junta directiva. En 2019, después de 18 años de servicio en Google y en Alphabet, Schmidt renunció oficialmente a la junta directiva, y actualmente preside la Junta de Innovación en Defensa del Pentágono.

Ahora, Schmidt ha hecho una extraordinaria intervención sobre Huawei, en un momento en el que el Reino Unido está revisando si debe continuar permitiendo que Huawei participe en el desarrollo de sus redes móviles 5G. “No hay duda de que Huawei se ha involucrado en algunas prácticas que no son aceptables en la seguridad nacional”, dijo Schmidt a un documental de la BBC Radio 4.

Dijo que era posible imaginar la compañía como un medio de “inteligencia de señales” – una referencia a las agencias de inteligencia como el GCHQ del Reino Unido o la NSA de Estados Unidos. “No hay duda de que la información de los routers de Huawei ha terminado finalmente en manos que parecen ser del estado”, agregó Schmidt. “Como sea que eso haya sucedido, estamos seguros de que sucedió.” Schmidt no proporcionó documentación de sus acusaciones.

Sin embargo, Schmidt dijo que Occidente debería responder compitiendo con China y sus tecnologías, en lugar de desentenderse. Añadió que el verdadero problema con Huawei radica en el desafío al liderazgo estadounidense que representa: una empresa china que opera en un escenario global que está construyendo un producto mejor que sus competidores.

“Es extremadamente importante que tengamos opciones”, dijo a la BBC. “La respuesta a Huawei… es competir teniendo un producto y una línea de productos que sean igual de buenos.”

Durante la entrevista de la BBC, Schmidt admitió que había subestimado la capacidad de China para innovar. “He cargado con los prejuicios sobre China en mis años de trabajo con ellos. Que son muy buenos copiando cosas, muy buenos organizando cosas, que asignan un gran número de personas a cada tarea. Pero no van a hacer nada nuevo. Son muy, muy buenos robando, si se quiere, nuestras cosas. Esos prejuicios deben ser desechados. Los chinos son tan buenos, y tal vez mejores, en áreas clave de investigación e innovación como Occidente”.

“Están poniendo más dinero en ello. Lo están poniendo de una manera diferente, está dirigido por el estado de una manera diferente a la de Occidente. Tenemos que actuar juntos para competir”. Advirtió de la creciente especialización de China en áreas como la inteligencia artificial y la computación cuántica.

Respuesta de Huawei

“Simplemente no es verdad”, dijo a la BBC Victor Zhang, jefe de operaciones de Huawei en el Reino Unido. “Huawei es una empresa privada, 100 por ciento propiedad de sus empleados. Huawei es independiente de cualquier gobierno, incluyendo el gobierno chino.”


Ilustración por Kai Wenzel vía Unsplash

Comparta este contenido