Consultora prevé un “exceso de oferta” de chips para 2023

Según IDC, el mercado de los semiconductores se normalizará a mediados de 2022, mientras que la expansión de la capacidad a gran escala resultará en una sobreoferta al año siguiente.

El sector de semiconductores se ha visto afectado por una prolongada y aguda escasez de componentes informáticos críticos, que ha frenado el suministro de productos electrónicos y ha provocado pérdidas en varios sectores, como el de la automoción y el de la informática. Sin embargo, la consultora IDC sostiene que los esfuerzos para combatir esta crisis empezarán a dar sus frutos hacia fines de año, lo que conducirá a un exceso de oferta en 2023.

En primer lugar, IDC espera que el mercado crezca un 17,3% a lo largo de 2021, frente a sólo un 10,8% en 2020. Esto conducirá a la normalización y el equilibrio a mediados de 2022, con un potencial de exceso de capacidad en el año siguiente debido a las expansiones de capacidad a gran escala que se están poniendo en marcha.

“La historia de contenido de los semiconductores está intacta y no solo beneficia a las empresas fabricantes sino que el crecimiento del volumen de unidades en muchos de los mercados a los que sirven también seguirá impulsando un muy buen crecimiento para el mercado de los semiconductores”, dijo el vicepresidente del grupo IDC para tecnologías habilitadoras y semiconductores, Mario Morales.

Según la empresa de análisis, la fuerte recuperación mundial está siendo impulsada por la demanda continua de teléfonos móviles, ordenadores portátiles, servidores, automóviles, dispositivos domésticos inteligentes, juegos, wearables y puntos de acceso Wi-Fi.

Pese a la COVID-19, hay fábricas dedicadas para el resto del año, lo que significa que la capacidad de producción está cerca del 100%. Aunque la capacidad de producción sigue siendo escasa, los proveedores sin fábrica -fabricantes de chips sin medios de producción propios- están cubriendo sus necesidades gracias a los socios de las plantas de fabricación.

La producción de front-end está empezando a satisfacer la demanda en el tercer trimestre del año, aunque los problemas y la escasez de materiales de back-end se mantendrán hasta finales de 2021.

La crisis actual ha obligado a los fabricantes de chips a reevaluar sus estrategias a medio plazo, y empresas como NVIDIA, por ejemplo, han reutilizado recientemente las GPU heredadas para compensar la escasez de producción de nuevos chips.




Newsletter

Contacto | Diario TI es una publicación de MPA Publishing International Ltd.