Campaña: Un cambio de codificación puede reducir el consumo de energía de bitcoin en un 99%

Ecologistas proponen cambiar la forma en que se extraen los bitcoins para hacer frente a su enorme huella de carbono.

Una campaña llamada Change the Code Not the Climate (Cambia el código, no el clima), coordinada por Environmental Working Group, Greenpeace EE.UU. y varios grupos que luchan contra las instalaciones de minería de bitcoins en sus comunidades, pide que se cambie la forma de minar bitcoins para hacer frente a su enorme huella de carbono.

El código de software que utiliza bitcoin -conocido en inglés como «proof of work»- requiere el uso de masivas pilas de computadoras para validar y asegurar las transacciones. Esta prueba de trabajo es una forma de comprobar que un minero ha resuelto los complejos problemas criptográficos que se necesitan para sumar al libro de bitcoin.

Este es el panorama actual de bitcoin, según la campaña:

Regístrese gratuitamente para GTC 2022 aquí

«El bitcoin utiliza más energía que toda Suecia

Y está superando rápidamente a más países, según la Universidad de Cambridge. A menos que su precio se desvincule de su uso energético, Bitcoin provocará impactos climáticos devastadores.

El bitcoin por sí solo podría contribuir a calentar el planeta más de 2 grados

Un informe publicado en la revista Nature Climate Change señala que si el Bitcoin se adopta de forma generalizada, podría producir suficientes emisiones de dióxido de carbono para calentar el planeta por encima de los 2 grados centígrados.

Bitcoin está resucitando los combustibles fósiles

Bitcoin requiere tanta energía que sus «mineros» han empezado a comprar plantas de carbón estadounidenses. Están utilizando gas de fracturación y están llegando a acuerdos con la industria petrolera de Texas para utilizar gas de combustión como combustible para sus operaciones.

Un cambio de código de software reduciría el uso de energía de Bitcoin en un 99,9%

El cambio a un protocolo de bajo consumo ha demostrado ser eficaz y utiliza una fracción de la energía. Ethereum está cambiando su código. Muchos otros utilizan menos energía. ¿Por qué no lo hace Bitcoin?

Conocemos el problema. Bitcoin utiliza una tecnología obsoleta llamada proof-of-work para validar las transacciones. Este método de prueba de trabajo, al menos tal y como funciona actualmente, utiliza cantidades masivas de energía, y por lo tanto es una enorme fuente de contaminación climática. A medida que el precio de Bitcoin aumenta, también lo hace su uso de energía.

Sabemos que los interesados en Bitcoin están incentivados a no cambiar. Cambiar Bitcoin dejaría sin valor un montón de infraestructuras costosas, lo que significa que las partes interesadas en Bitcoin tendrán que abandonar los costes irrecuperables, o encontrar otras soluciones creativas.

Sabemos que la comunidad de criptomonedas está muy motivada por un sentido de progreso, justicia y buenas intenciones. Muchos defensores de la lucha contra el cambio climático se hacen oír. El sueño de muchos de los primeros innovadores de la criptografía está al alcance de la mano, pero sólo si la industria se toma en serio la criptografía que funciona con poca energía.

Sabemos que las criptomonedas no necesitan mucha energía para funcionar. Muchas de las nuevas criptomonedas consumen poca energía o son neutras en cuanto a las emisiones de carbono porque utilizan un modelo mejor: el proof-of-stake.


Más información sobre bitcoin en Diario TI


Sabemos que un cambio básico en el código del software reduciría el uso de energía de Bitcoin en un 99,9%. Si sólo 30 personas -los mineros clave, los intercambios y los desarrolladores del núcleo que construyen y contribuyen al código de Bitcoin- se pusieran de acuerdo para reinventar la minería proof-of-work o pasar a un protocolo de baja energía, Bitcoin dejaría de contaminar el planeta. Entonces, ¿por qué Bitcoin no cambia su código?

Sabemos quiénes ejercen influencia sobre la comunidad de las criptomonedas, desde las grandes tecnológicas hasta los grandes bancos. Líderes como Elon Musk, de Tesla, Jack Dorsey, de Block, y Abby Johnson, de Fidelity, tienen intereses creados en Bitcoin – y el poder de afectar al cambio. BlackRock, Goldman Sachs, PayPal y muchos otros tienen la responsabilidad de ayudar a limpiar Bitcoin».

Los organizadores invitan a la gente a firmar su petición, disponible en esta página.



Contacto | Diario TI es una publicación de MPA Publishing International Ltd., Reino Unido. © Copyright 1997-2022