Amazon no deberá pagar impuesto de 2% sobre los servicios digitales en el Reino Unido

La empresa estadounidense estará exenta de pagar un impuesto digital sobre los productos que vende directamente a los clientes.

El gigante del retail Amazon no se verá afectado por el impuesto sobre los servicios digitales (DST) del 2% del Reino Unido, pero los pequeños comerciantes que utilizan la plataforma online de Amazon para vender sus productos sí deberán pagar ese gravamen.
La información ha sido revelada por The Times.

En lugar de ello, la empresa deberá pagar el impuesto sólo sobre los ingresos que reciba de terceros vendedores que utilicen su plataforma. Según The Times, la autoridad tributaria británica, HMRC, decidió no imponer el nuevo impuesto sobre las ventas ya que podría haber afectado negativamente a los minoristas tradicionales como John Lewis y Tesco, que también compiten en el espacio online.

La decisión de HMRC implica que Amazon estará exenta de pagar este impuesto. Desde ya, la empresa había “advertido” que traspasaría el costo de tasas tributarias a los vendedores británicos.

Grupos empresariales acusan ahora al HMRC de diseñar un impuesto que no aseguró que Amazon pague una carga tributaria justa en el Reino Unido. “Esto me parece absolutamente indignante”, dijo el conservador Lord Leigh de Hurley, a los Lores en una reunión esta semana, referida por The Times. Lord Leigh acusó al gobierno de permitir a la empresa minorista estadounidense evitar el impuesto sobre sus propias ventas en el mercado.

El primer ministro Boris Johnson insistió el año pasado en que las empresas tecnológicas estadounidenses deberían pagar un impuesto “justo” sobre sus ingresos en el Reino Unido. En abril, el gobierno introdujo el impuesto del 2%, después de un lento progreso en un acuerdo mundial sobre cómo manejar la aplicación de impuestos a las grandes empresas de tecnología, muchas de las cuales son estadounidenses.

En la oportunidad, el gobierno británico dijo que impondría el impuesto a las empresas cuyos ingresos globales anuales por servicios digitales superen los 500 millones de libras esterlinas. De ese importe, más de 25 millones de libras deben ser de los usuarios con base en el Reino Unido. “El Impuesto sobre Servicios Digitales se aplicará a las empresas de un grupo que ofrezcan un servicio de medios sociales, un motor de búsqueda o un mercado en línea a los usuarios del Reino Unido”, afirma el documento de política del gobierno sobre la DST.
Al anunciar la DST, el Tesorero de Su Majestad (HM Treasury) dijo que recaudará 400 millones de libras extras para 2021, y 500 millones de libras por año a su debido tiempo.

En agosto, Amazon dijo que cobraría mayores comisiones a los vendedores en el Reino Unido, así como en otros países europeos donde se ha visto afectada por impuestos adicionales. Google también anunció el mes pasado que estaba aumentando los precios de la publicidad, a partir del 1 de noviembre, para que los clientes británicos cubran los costos de la DST.

En agosto, la oficina del Tesorero dijo que no planeaba dejar de aplicar el DST a las empresas tecnológicas por temor a que pudiera perjudicar un acuerdo comercial con los EE.UU.

Paralelamente, un portavoz de Amazon dijo: “Al igual que muchos otros, hemos alentado al gobierno a que busque un acuerdo global sobre la tributación de la economía digital a nivel de la OCDE, en lugar de impuestos unilaterales, para que las normas sean coherentes en todos los países y más claras y justas para las empresas”.

En 2019, Amazon pagó al gobierno 293 millones de libras en impuestos sobre sus ingresos totales en el Reino Unido, que ascendieron a 13.730 millones de libras.

Ilustración (c) Jejim vía Shutterstock




Contacto | Diario TI es una publicación de MPA Publishing International Ltd.