El malware para Linux está en rápido aumento

Aunque Linux sólo tiene el 1% de la cuota de mercado de los sistemas operativos, ocupa el segundo lugar de la lista con 1,7 millones de muestras de malware en el primer semestre de 2022.

Hasta hace poco, los ciberdelincuentes han ignorado en gran medida a Linux en comparación con otros sistemas operativos más populares. Sin embargo, los datos más recientes muestran que las tendencias de los ciberataques están cambiando.

Según los datos presentados por Atlas VPN, basados en las estadísticas de AV-ATLAS.org, las cifras de nuevo malware para Linux alcanzaron máximos históricos en la primera mitad de 2022, con casi 1,7 millones de muestras descubiertas. En comparación con el mismo periodo de 2021, las cifras de nuevo malware para Linux se han disparado un asombroso 650%.

El número acumulado de nuevas muestras de malware para Linux sólo en el primer semestre de 2022 fue un 31% superior al de todo el año 2021. En el primer semestre de 2022 se registraron más muestras de malware para Linux que en cualquier otro año desde 2008.

Mientras que Linux fue el único sistema operativo que experimentó un crecimiento de nuevas muestras de malware en la primera mitad de este año, Windows tuvo el número más significativo de nuevas aplicaciones de malware en general. En total, se identificaron 41,4 millones de nuevas muestras de malware para Windows en el primer semestre de 2022.

Aunque Linux sólo tiene el 1% de la cuota de mercado de sistemas operativos, ocupa el segundo lugar de la lista con 1,7 millones de muestras de malware en el primer semestre de 2022.

Mientras tanto, el sistema operativo más popular, Android, tenía 716.201 muestras de malware de nuevo desarrollo en el primer semestre de 2022, seguido de macOS con 4.922.

Aunque Linux no es tan popular entre los usuarios de PC como otros sistemas operativos, desempeña un papel importante en la ejecución de los sistemas de back-end de muchas redes y servidores, lo que convierte a Linux en un objetivo potencialmente muy lucrativo, fomentando nuevos ataques. Según Atlas, a medida que aumente la adopción de Linux, también lo hará el número de ataques contra él.

Los ciberataques son cada vez más un importante dolor de cabeza tecnológico y financiero para las empresas y los gobiernos nacionales. La semana pasada, el gobierno de Albania se vio obligado a cerrar sus servicios en línea tras sufrir “un ataque criminal sincronizado desde el extranjero”.

A principios de este año, la propia “Encuesta sobre brechas de seguridad cibernética 2022” del gobierno británico reveló que el 39% de las empresas británicas habían identificado al menos un ciberataque en sus operaciones en los 12 meses anteriores.

A raíz de esto, un informe publicado en junio por el proveedor de seguridad digital Tanium afirmaba que muchos consejos de administración de sectores afectados por la pandemia están poniendo en riesgo la recuperación de sus empresas al aprobar el gasto en seguridad informática sólo después de haber sido víctimas de un ciberataque, un enfoque que hace que las empresas “esperen a ser atacadas antes de defenderse”.

Los ciberataques también son cada vez más indiscriminados en cuanto a los tipos de negocios que atraen la atención de los nefastos. En mayo de este año, los investigadores advirtieron que el sector agrícola está ahora más expuesto a los ciberataques, ya que la moderna maquinaria agrícola “inteligente” es vulnerable a los hackers malintencionados, lo que deja las cadenas de suministro mundiales expuestas al riesgo. Esto es especialmente pertinente con la crisis alimentaria mundial que se avecina, desencadenada por los efectos negativos del cambio climático en el rendimiento de los cultivos, la pandemia de Covid-19 y la guerra en Ucrania.


Contacto | Diario TI es una publicación de MPA Publishing International Ltd., Reino Unido. © Copyright 1997-2022