Pronóstico: El 85% de las organizaciones serán “cloud-first” en 2025

La transformación digital, combinada con los cambios impulsados por la pandemia, resultará en un mundo donde todo lo que no sea cloud se considerará tecnología heredada.

La nube, dice Gartner, va a ser la pieza central de las nuevas experiencias digitales. Para las empresas, esto significa que “ha llegado el momento de adoptar un enfoque que dé prioridad a la nube, o de arriesgarse a languidecer en un centro de datos local”.

Los cambios que se vislumbran en el horizonte supondrán grandes cambios en la forma de hacer negocios en los próximos años, indica Gartner, a cuyo juicio más del 85% de las organizaciones adoptarán una estrategia de “cloud-first” para 2025, a la vez que el 95% de las nuevas cargas de trabajo digitales serán ejecutadas en plataformas nativas de la nube. Este porcentaje representa un fuerte incremento respecto del 30% previsto para 2021.

Milind Govekar, vicepresidente de investigación de Gartner, afirmó que la estrategia empresarial y la estrategia en la nube serán inseparables en un futuro próximo, lo que quedó patente durante la pandemia de COVID-19. “La nube fue capaz de demostrar que se puede seguir dirigiendo el negocio a nivel global, durante una pandemia con los mínimos fallos, cuando los empleados tienen que pasar a trabajar desde casa prácticamente de la noche a la mañana”, dijo el ejecutivo.

Junto con el cambio en los tipos de infraestructura que utilizan las empresas, el cambio también afectará a los equipos y profesionales de TI debido a los cambios en los modelos de negocio que “pasarán a un modelo operativo orientado a los productos, en el que todo el flujo de valor de la empresa y de TI tendrá que estar alineado por productos”, señala el analista de Gartner. Esto significa que se crearán nuevas funciones y responsabilidades, mientras que otras pueden desaparecer.

A medida que el mundo de los negocios gira hacia un futuro basado en productos, también las aplicaciones pasarán del desarrollo a gran escala al “ensamblaje e integración de aplicaciones”, dijo Gartner. Con esto, la consultora prevé que las aplicaciones serán compuestas y compiladas por los equipos que las utilicen, y no necesariamente por los desarrolladores, lo que significa que las instancias con código reducido, o derechamente ausencia de código, crecerán considerablemente en los próximos años. “Para 2025, el 70% de las nuevas aplicaciones desarrolladas por las organizaciones utilizarán tecnologías de bajo código o sin código, frente a menos del 25% en 2020”, señala el informe. “El bajo código y el no código serán un multiplicador de fuerza para acomodar las habilidades digitales que tienen los tecnólogos de las empresas”, dijo Govekar.

Paralelamente, secure access service edge, o SASE, crecerá hasta convertirse en un servicio indispensable para las empresas, especialmente las que tienen múltiples ubicaciones o equipos en el terreno. Para 2022, Gartner predice que el gasto en SASE de los usuarios finales alcanzará los 6.800 millones de dólares, frente a los 4.800 millones de dólares de 2021. Gartner también predice que más del 50% de las empresas tendrán estrategias de adopción de SASE en 2025, frente a menos del 5% en 2020.

Más información en el sitio de Gartner.



Contacto | Diario TI es una publicación de MPA Publishing International Ltd.