Predicciones y tendencias para redes ópticas de telecomunicaciones en 2022

Infinera, fabricante de equipos de redes de transporte óptico, señala las principales tendencias en el segmento de redes de telecomunicaciones ópticas para 2022.

Infinera, que ha estado redefiniendo la arquitectura de redes ópticas abiertas, busca empoderar a los operadores al acelerar la innovación y automatizar las operaciones de la red. Para esto, es esencial que los operadores y otros actores del sector creen cadenas de abastecimiento resistentes. Esto se debe a que la pandemia Covid-19 trajo a relucir la naturaleza y los riesgos de las cadenas de suministro globales debido a la escasez y las demoras en la entrega de todo tipo de productos, desde automóviles hasta electrodomésticos.

Los desafíos enfrentados han motivado a las empresas a repensar la resiliencia y diversidad de sus cadenas, así como la cantidad de integración vertical que tienen internamente y bajo su control directo. Aunque es probable que las restricciones de suministro continúen en 2022, al diversificar los proveedores e integrar mejor sus soluciones, las empresas reducirán los riesgos de escasez y garantizarán las entregas dentro de los plazos y presupuestos propuestos.

La tecnología coherente comenzará su movimiento hacia el borde de la red debido al mayor crecimiento de ancho de banda en el acceso. Esto con el fin de adaptarse a la nueva realidad de consumo y servicios en el sector residencial y el despliegue de nueva cobertura 5G. Los operadores se encuentran cambiando la manera en cómo buscan optimizar sus costos para este segmento de red. El acceso es el sector de la red donde más abra cambias disruptivos que llevaran a la mejora de sus costos operativos.

Otra expectativa es que habrá una masificación de la tecnología 800G coherente con el fin de crear oportunidades para los proveedores de servicios y sus redes. Esto se debe a que permite que las redes submarinas heredadas tengan una vida útil y extensiones de capacidad, mientras que los cables modernos aumentarán la capacidad a unos increíbles 28 Tb/s por par de fibra. La tecnología de 800G también permite el transporte rentable de servicios al cliente 400G literalmente a todas partes. Además, en 2022, las interfaces 400G llegarán a los enrutadores de manera masiva en nuestra región.

Los motores fotónicos han logrado grandes avances, con un mayor rendimiento óptico y una potencia y tamaño reducidos en formatos como QSFP-DD y CFP-2. Si bien 400G ZR está bien definido para proveer una tarea de conectividad muy específica, 400G ZR+ tiene una definición mucho más flexible y un conjunto diverso de características según el proveedor o el ecosistema está involucrado.

Para 2022, veremos a muchos proveedores de servicios probando y examinando casos de uso para ZR+, pero esperamos que la implementación sea más lenta de lo que algunos anticipan, ya que la mayoría de ellos ocurrirán junto con equipos de redes ópticas en lugar de enrutadores. Creo que tendremos un ZR+ de alto rendimiento en un paquete CFP-2 para impulsar las primeras implementaciones en sistemas ópticos modulares compactos versus routers en el corto plazo.

Otra apuesta es que las redes abiertas, Open Optical Networking (OON), se convertirán en un requisito, debido a la oferta de una variedad de tecnologías de motores ópticos de varios proveedores implementadas en entornos heterogéneos, con diferentes elementos de red, incluyendo ópticas en enrutadores y transpondedores. El gran reto de las redes OON es su integración y operabilidad. Ambas se han solucionado con una buena implementación de Software y automatización que permita al operador simplificar los procesos de red. Una de las grandes ventajas de adoptar OON es que el ciclo de innovación en la red será mucho más rápido y ágil permitiéndole a los operadores disminuir su inversión y mantenerse competitivos dentro del mercado latinoamericano.

Además, las tecnologías modulares compactas adquirirán múltiples personalidades. Con motores ópticos coherentes en todo tipo de tamaños y paquetes, incluidos motores ópticos conectables 400G ZR y 400G ZR + y motores integrados 800G, 2022 es el año en que revisaremos el sistema de línea óptica para garantizar que pueda soportar de manera rentable longitudes de onda con diferentes capacidades. Otro hecho es que el crecimiento del tráfico y la necesidad de un tráfico expreso óptico de bajo costo significa que el mercado se encuentra en el umbral de una nueva generación de ROADM para redes de metro y de largo alcance. Por lo tanto, en el próximo año, los motores ópticos y los sistemas de línea óptica se habilitarán en formatos modulares compactos, lo que permitirá a los proveedores de servicios combinar diversas funciones en un solo sistema.

Por último, las preocupaciones sobre el medio ambiente y el cambio climático motivarán a los países y empresas, centrados en reducir su huella de carbono y disminuir el consumo total de energía, a invertir en la realización no solo de mejoras incrementales a corto plazo, sino también en el establecimiento de ambiciosos objetivos a largo plazo. Un ejemplo es Deutsche Telekom en Europa, que apunta a la neutralidad general de carbono para 2040. Estas ambiciones requerirán mejoras incrementales en las arquitecturas de red actuales y una visión para reinventar las del mañana. Las innovaciones tecnológicas, como la óptica XR, pueden brindar mejoras que representan un salto en el aumento de potencia y reducción de la huella ambiental al reducir el número de transceptores en casi un 50% y eliminar la necesidad de agregación eléctrica intermedia.

Por Andrés Madero, CTO de Infinera para América Latina y el Caribe



Contacto | Diario TI es una publicación de MPA Publishing International Ltd.