Por qué el 5G es importante en un mundo de IoT, VR, AR, AI y Edge

La IA se está utilizando en múltiples áreas y aplicaciones diferentes. Para aprovechar realmente este escenario, el 5G debe adoptar la IA.

Cuando se lanzó 4G, ofreció algunas mejoras de rendimiento significativas con respecto a 3G. Pero con el 5G está ocurriendo algo mucho más profundo. Los umbrales de las posibilidades han saltado por los aires. ¿Qué hay más allá?

Con todo el revuelo que rodea al 5G en estos momentos, resulta interesante recordar los primeros días de 4G y LTE, mucho más sencillos, cree Patrick Filkins, analista de investigación senior de la consultora independiente IDC. 

“Por aquel entonces, vimos la aparición de cuatro pilares: la nube, el móvil, las redes sociales y el Big Data”, recuerda. “Todas estas fantásticas tecnologías estaban empezando a surgir, pero en silos. Ahora estamos en una etapa que yo llamo ‘innovación multiplicada'”. 

Bajo este paraguas de la innovación multiplicada, Filkins ve un conjunto a veces desconcertante de diferentes categorías tecnológicas: IA, IoT, blockchain y mucho más: “Tenemos todas estas nuevas interfaces naturales estandarizadas que permiten que las aplicaciones fluyan más libremente que nunca, y tenemos la llegada de nuevas plataformas y comunidades”, dice. “Todo es muy emocionante. Todo es muy intenso. Y todo es muy complejo”.

Se necesita una fuerza unificadora que tenga el poder de unir toda esta innovación y darle sentido, y ahí, en opinión de Filkins, es donde el 5G cobra sentido.

“Tenemos nuevos conocimientos impulsados por la automatización basada en la IA, que permiten tomar decisiones en tiempo real”, explica. “Tenemos sensores de endpoints de IoT. Hay tanta información que se genera ahí fuera en el ecosistema tecnológico, que se está convirtiendo en un problema que la industria está tratando de gestionar. Ahora, también tenemos el nuevo borde dinámico, y más alcance que nunca. Hay proveedores de servicios, proveedores de la nube y las propias empresas que están definiendo este nuevo borde, impulsado por la capacidad de alojar aplicaciones y llevar a cabo el procesamiento en áreas donde antes no podíamos. Así que en este contexto, se puede empezar a entender cómo puede ayudar el 5G”.  

Filkins prevé la aparición de más aplicaciones en múltiples ecosistemas, así como de pilas de APIs, lo que traerá consigo nuevas expectativas, nuevas normas sociales y nuevas formas de construir redes. A esta mezcla se añaden nuevos retos impulsados por COVID-19, y los imperativos de confianza y seguridad, que son muy importantes.

Figura 1: El impacto del DX

Filkins cree que debemos juzgar la 5G no sólo por su lista de capacidades, viéndola sólo en términos de bits y bytes: “Se trata de dar soporte a nuevas aplicaciones”, afirma entusiasmado. “Se trata de dar soporte a nuevos casos de uso. Tenemos que ver lo que el 5G puede desbloquear”. 

La investigación de IDC le pone algunas cifras a esto: “Vemos un crecimiento del 50% en la cartera de aplicaciones típica”, dice Filkins. “Vemos que se están construyendo interdependencias masivas, donde cada aplicación empresarial tiene de cuatro a ocho dependencias de otras apps. Vemos que el 58% de todos los recursos en el borde remoto necesitan una red troncal. ¿Cómo ayuda la red a resolver ese problema? Además, vemos que el 47% de las aplicaciones se construyen utilizando marcos de red desarrollados de forma modular. La red necesita evolucionar para escribir la historia, y creo que el 5G ayuda a que esa historia ocurra”. 

El diseño de la 5G, dice, es nativo de la nube para permitir microservicios distribuidos mediados por software. Tiene una arquitectura basada en servicios diseñada para ser programable, aprovechando la automatización dirigida por la IA para resolver la complejidad, y ayudar a abordar diferentes casos de uso y aplicaciones: “Hay muchas capacidades incorporadas a la red central 5G que todavía no hemos desbloqueado y que estamos empezando a desbloquear ahora”, señala.

Figura 2: El impacto del 5G

Se pidió a varios expertos del sector que ayudaran a profundizar en el potencial de la 5G, analizando en primer lugar la importancia de la 5G con el IoT y el borde.

Shekar Ayyar, vicepresidente ejecutivo y director general de Telco y Edge Cloud de VMware, cree que todos hemos aprendido a reconocer el 5G como una tecnología que ofrece un mejor ancho de banda, una menor latencia y una serie de características generales mejoradas: “Pero luego hay un montón de cosas que están pasando en el subsuelo”, señala. “Yo lo llamaría la infraestructura o plataforma para el 5G. A ese nivel estamos viendo cosas como la unión de las redes inalámbricas y las de cable. Los proveedores de servicios y los operadores, tras haber ascendido en la cadena de virtualización y definición de la nube de su propia infraestructura de red, se están asegurando de que la seguridad y la privacidad estén integradas.  Esto nos va a permitir aprovechar las ventajas de la 5G y traducirlas en fascinantes mejoras para todos, tanto para los consumidores como para las empresas. Estamos viendo cómo chocan dos mundos: el mundo de la nube de los hiperescaladores, las entidades de la nube pública y las nubes privadas dentro de las empresas. Y luego está el mundo de las comunicaciones de las telecos”.

Ayyar es optimista en cuanto a que, a medida que la nube y las comunicaciones se unen, veremos interfaces programables basadas en API a las que los desarrolladores podrán acceder para crear un nuevo y rico conjunto de aplicaciones sobre la infraestructura de borde, todo ello catalizado por el 5G.

Gran parte del potencial de la 5G es totalmente nuevo, afirma Mikael Bäck, vicepresidente y director corporativo de Ericsson: “Si uno mira el Foro Económico Mundial, este año tuvimos una demostración en Davos de robots industriales trabajando juntos y comunicándose”, recuerda. “Esto no podría haber ocurrido antes. Tenemos tantos casos de uso que creo que casi no tiene sentido que nos sentemos a enumerarlos todos”. Al final, el 5G será algo más grande de lo que fue el 4G. Hay usos para los consumidores, por supuesto, y estamos empezando a ver versiones industriales, como los primeros adoptantes en la industria del automóvil que buscan conectar el coche a un centro de datos rodante de una manera que nunca hemos visto”. 

Pero Ronnie Vasishta, SVP Telecom de NVIDIA, cree que es importante recordar que tanto el 5G como la IA están en las primeras etapas de su uso y despliegue: “La IA se está utilizando en múltiples áreas y aplicaciones diferentes”, dice, y señala que para aprovechar realmente este escenario, el 5G debe adoptar la IA. “La mayoría de la gente se ha dado cuenta de que la IA puede añadir valor en ciertos servicios over-the-top, por ejemplo los juegos en la nube. Y también estamos viendo los primeros días del 5G con XR, AR y VR. Hicimos una demostración en la Universidad de Coventry, en el Reino Unido, donde pudimos, junto con nuestros socios, poner en marcha una solución de IA que permitía a los estudiantes de medicina estar totalmente inmersos en sus estudios. Ya no es necesario utilizar cadáveres, sino que se puede entrar en el cuerpo de forma inmersiva en el campus”.

Bäck, de Ericsson, dice que, por el momento, el proveedor está utilizando principalmente la IA para operar y ejecutar las redes de manera más eficiente para sus clientes: “Lo primero que hicimos fueron los pasos simples, como la automatización en nuestra operación de servicios gestionados, automatizando las tareas manuales”, explica. “Estamos utilizando nuestro papel en el centro del ecosistema y nuestro conocimiento único de la red. La optimización de la red es una de las tareas obvias que se beneficia muy pronto de la IA, y también la utilización de recursos.” 

Bäck ve mucho potencial en las áreas de realidad aumentada y realidad virtual: “Llevamos estudiando esto desde aproximadamente 2014, cuando empezamos con los primeros sistemas de prueba”, dice. “La RA y la RV son casos en los que el 5G puede reducir la latencia quizá a un milisegundo y crear realmente una experiencia real que antes no se podía hacer”.

Vasishta, de NVIDIA, ya está entusiasmado con el potencial futuro, incluso donde aún no está definido: “Necesitamos la capacidad de planificar el futuro en términos de casos de uso”, afirma. “Creo que los más fáciles de comprender son los de la gestión de redes, con la eficiencia espectral y el aprovechamiento del espectro. Más difícil es cómo aprovechar los beneficios de la latencia y el rendimiento”.

Ayyar, de VMware, cree que es el momento adecuado para hacer un balance y considerar hacia dónde vamos con el 5G: “Necesitamos un conjunto reformulado de nuevas aplicaciones que van a aprovechar el 5G, mejorando todo, desde la eficiencia y la economía hasta la conectividad global. Todo ello con la pandemia aún encima, lo que nos acercará a la vez que nos aísla en nuestros propios entornos.”

Bäck, de Ericsson, quiere que el 5G se convierta en una plataforma digital que utilicemos para digitalizar casi todos los sectores de la sociedad en los próximos años: “Eso es algo que nunca hemos hecho antes, y menos en una sola plataforma escalable”, concluye. 

En resumen, Vasishta, de NVIDIA, no recuerda una discusión sobre por qué es importante el 4G: “El mero hecho de que nos planteemos la pregunta de por qué es importante el 5G indica que es importante”, cree. “El 5G es el marco que permite tantas capacidades en las que se necesita la latencia, el rendimiento, la estandarización. Sólo hay que pensar en la gran cantidad de datos que se están generando a través de esta habilitación del 5G en cualquier momento, en cualquier lugar y en cualquier sitio.”

Por Guy Matthews, editor de NetReporter



Contacto | Diario TI es una publicación de MPA Publishing International Ltd.