Mucho se habla sobre inclusión en estos días para que las personas de todos los estratos socioeconómicos, sin importar el género, tengan igualdad de oportunidades y se evite la discriminación por enfoques ideológicos, religiosos, o de cualquier otro tipo.


En este amplio espectro de necesidades, las Tecnologías de la Información pasan a jugar un rol importante para ayudar a que la inclusión sea una realidad. Cisco, en sus más recientes estudios sobre Internet (1) y Preparación Digital (2), ha podido constatar que una de las premisas para que la tecnología ayude a las sociedades es que -en primera instancia- la infraestructura de conectividad sea una realidad, aunado a que las personas tengan cubiertas las necesidades básicas de vivienda, salud, alimentación y -en especial- acceso a la educación en todos los niveles.
Asimismo, en el estudio más reciente, “El papel de la tecnología para empoderar un futuro inclusivo” Cisco reafirma su convicción sobre un mundo con mayor igualdad de oportunidades. En este punto el acceso a Internet es clave, pues en los lugares donde hay más acceso a Internet, la desigualdad tiende a ser más baja.


En el estudio, donde se afirma que la industria de TI debe ser el motor de la inclusión, se informa que llevar Internet a quienes actualmente están desconectados agregaría $ 6.7 billones a la economía global y sacaría a 500 millones de personas de la pobreza (3) ya que Wi-Fi 6 y las redes emergentes 5G, combinadas con la nube y la Inteligencia Artificial, crearán nuevos empleos y modelos de negocio; por lo que se espera que para 2026 en Estados Unidos de América podría haber una disminución de 1.4 millones de empleos redundantes, pero se traduciría en un aumento de 12 millones de nuevos empleos.


Si tomamos en cuenta que un denominador común de estos avances es la tecnología, la conectividad de las redes se vuelve crítica para que los ciudadanos puedan participar. Esta mayor inclusión se ha logrado -y podría seguir mejorando- gracias que en la actualidad la mitad de la población mundial tiene acceso a internet (4) aunque de acuerdo con el Foro Económico Mundial, todavía resulta muy costoso para la mayoría de las personas en el planeta tener Internet; y en especial las mujeres, por cuestiones culturales, son quienes se ven menos favorecidas en este tema.


Esto significa que 3,800 millones de personas aún no están conectadas a Internet y miles de millones más no tienen acceso consistente o asequible a esta red. Internet es accesible en 100% de sus habitantes solamente en 29 países (4) y las mujeres tienen hasta un 50% menos de probabilidades de estar conectadas a Internet que los hombres.


Además del acceso a Internet, generar interés por la ciencia y la tecnología es otro componente fundamental. Por eso en diversas regiones como América Latina se han establecido programas que apuntan a cubrir esta necesidad y apoyar el desarrollo de habilidades tecnológicas y digitales. Un punto importante si se considera que, de acuerdo con el Banco Mundial, las economías que invierten en educación y salud de calidad tienen una fuerza laboral de 30% a 50% más productiva.


A medida que las Tecnologías de la Información y Comunicación estén presentes en todos los países del mundo, y que todas las capas de la sociedad tengan acceso, será posible lograr un desarrollo igualitario, para lo que es necesario comprometerse con tres iniciativas clave: Diseñar e implementar tecnologías para garantizar la creación de nuevas vías hacia la prosperidad económica para todos, no solo para algunos; invertir recursos en comunidades desatendidas en todo el mundo; y estimular un ecosistema alrededor de los negocios.


El reporte El papel de la tecnología para empoderar un futuro inclusivo está disponible para descarga desde el sitio de Cisco (documento PDF de 57 páginas. Su descarga no requiere registro).

Citas:

(1) Reporte Anual de Internet de Cisco

(2) Cisco Digital Readiness Index

(3) Fuente: Conectando el mundo: Diez mecanismos para la inclusión global, Estrategia, 2016

(4) International Telecommunications Union (ITU) https://www.itu.int/en/ITU-D/Statistics/Pages/stat/default.aspx

Por Rebeca de la Vega, directora de Responsabilidad Social para Cisco en América Latina

Comparta este contenido