En esta época de trabajo remoto forzado, es muy importante que las empresas y los empleados mantengan un canal de diálogo para abordar los problemas de salud mental, productividad y la necesidad de ajustar los horarios. El trabajo en casa, la automatización de procesos, las reuniones virtuales, el equilibrio entre la vida laboral y personal ya eran temas recurrentes para la gestión de personas. Con la epidemia mundial del coronavirus, ganaron una nueva proporción en importancia mostrando cuán necesaria y relevante es el área de recursos humanos para la empresa inteligente.

Más que poder adaptarse al trabajo remoto, el desafío presentado por Covid-19  muestra que contar con equipos comprometidos y productivos es la forma más sencilla para que las empresas puedan reaccionar ante situaciones adversas. Un punto importante para la toma de decisiones más asertiva en este momento es la diversidad en el comité de crisis. Éste debe estar compuesto por representantes de diferentes áreas de la empresa para garantizar una visión holística, capaz de evaluar todos los aspectos del cambio. Algunos de estos aspectos son: el cambio geográfico de la oficina al trabajo en casa, la edad de los distintos compañeros de oficina y por ende las diversas etapas de la vida en que se encuentran, donde pueden trabajar hasta cinco generaciones simultáneamente. Las necesidades de un empleado con un niño pequeño en el hogar no es la misma que la de un profesional soltero o uno que ya tiene hijos adultos.

Un factor relevante que tiene un gran impacto y que lo hemos podido manejar muy bien internamente en la compañía es la comunicación. Desde nuestro CEO y todos los niveles de liderazgo se están comunicando con mayor frecuencia con los empleados. Todas las acciones que se están tomando frente a la situación que estamos viviendo son comunicadas de manera transparente para que no se generen informaciones erróneas y rumorees que afecten el clima organizacional.

Pero toda comunicación exitosa debe ir en dos vías. Tan relevante como el anterior, otro aspecto clave es escuchar a los empleados. 

Es muy importante motivar a desarrollar actividad física en el lugar de trabajo (hogar) con clases en línea. Muchos empleados informaron de bastante estrés, por lo que decidimos crear una serie de clases gratuitas (yoga, aerobics, zumba, etc) que requieren actividad física para liberar energía. Este tipo de actividades alivia un poco el estrés de los empleados por no poder salir de casa, ha mejorado su calidad de vida y por ende su rendimiento profesional.

Recalcamos que es muy importante que las empresas y los empleados mantengan un canal de diálogo para abordar los problemas de salud mental, productividad y la necesidad de adaptar los horarios. No todos los empleados pueden simplemente transferir la rutina de la oficina al hogar.

El espacio físico es una limitante grande y el compartirlo entre varios miembros de la familia en actividades que requieren de mucha concentración genera estrés. Los ajustes son necesarios y no hay una regla que se aplique a todos. Es necesario utilizar cada vez más el sentido común a una visión de empatía por parte del área de recursos humanos y el equipo de liderazgo de la compañía.

Por Paola Santos – Directora de Recursos Humanos en SAP LAC North

Comparta este contenido