M脡XICO | Impacto de la Econom铆a Cashless en el mercado mexicano durante el COVID-19

La Banca Digital se expande a sectores no bancarizados ante la pandemia.

 La banca en M茅xico ha reportado un crecimiento importante de entre el 15-17% en los 煤ltimos 3 a帽os. Con este momento de coyuntura generado por la pandemia, se ha detonado un crecimiento exponencial en el desarrollo de la econom铆a Cashless; es decir, en el n煤mero de las transacciones monetarias realizadas a trav茅s de pagos electr贸nicos y en compras v铆a comercio electr贸nico. 

Este desarrollo acelerado ha presentado retos y beneficios en el mercado mexicano, sobre todo en temas de seguridad e infraestructura. En cuanto al tema de infraestructura, M茅xico cuenta con operaciones monetarias divididas en: comercios con terminales punto de venta (TPV) y por otro lado, con un gran n煤mero de negocios que solo aceptan efectivo al no estar bancarizados.

Si bien, en nuestro pa铆s se cuenta con un parque de 1,300,000 terminales punto de venta. De acuerdo con diversos estudios, los comercios que aceptan tarjeta de cr茅dito o d茅bito como un medio de pago facturan hasta un 40% m谩s, que aquellos comercios que no lo hacen. Ante este panorama se observa que existe una gran 谩rea de oportunidad para la econom铆a del pa铆s, sobre todo al observar que M茅xico cuenta con alrededor de 75 millones de dispositivos m贸viles, de los cuales 50 millones son usuarios de aplicaciones para realizar transacciones monetarias.

En cuanto a seguridad, el volumen total de amenazas en l铆nea, relacionadas con el Coronavirus, representa el mayor n煤mero de ataques cibern茅ticos en torno a un s贸lo tema que se ha identificado en los 煤ltimos tiempos, seg煤n la compa帽铆a de seguridad digital Proofpoint. Los estafadores digitales, generalmente, aprovechan estos momentos de vulnerabilidad y p谩nico de la poblaci贸n para acercarse a las personas, ya que pueden hacerse pasar por amigos, agentes de servicios, familiares o, incluso, clonar alguna informaci贸n.

鈥淟a expansi贸n de las transacciones electr贸nicas y la pandemia han tra铆do tambi茅n un crecimiento en los fraudes en l铆nea y la fuga de informaci贸n. El COVID le ha dejado un terreno muy terso a los defraudadores, hist贸ricamente nunca se hab铆an visto tantas transacciones digitales, provenientes desde dispositivos m贸viles y de casa que al ser vulnerables, aumentan el riesgo de fraude. Euromonitor revel贸 en 2018, que el fraude le cost贸 al mundo $11 billones de d贸lares, de los cuales, para Am茅rica Latina represent贸 $918 millones de d贸lares, y para M茅xico $740 millones de d贸lares鈥, resalt贸 Jorge Del Castillo, Desarrollo de Nuevos Negocios en FICO Am茅rica Latina.

Algunas medidas para combatir el fraude incluyen:

  1. Contrarrestar con m谩s tecnolog铆a. Lo m谩s eficiente es utilizar modelos de algoritmos matem谩ticos de autoaprendizaje que puedan validar los patrones de comportamiento del usuario que se est谩n dando para evitarlos por anticipado.
  2. Contar con dispositivos m谩s seguros y protegidos contra estas brechas de seguridad y ataques.

En cuanto a la protecci贸n de la identidad digital como un mecanismo para salvaguardar la identidad de una persona y combatir el fraude, se hacen valer sus caracter铆sticas personales: cuerdas vocales, huella vocal, reconocimiento facial; sin embargo, tienen que estar acompa帽ados de un dispositivo m贸vil seguro desde el que se haga la transacci贸n para que no puedan suplantar esa identidad.   

鈥淓n FICO estamos introduciendo un algoritmo matem谩tico para identificar el comportamiento real de la persona, con qu茅 presi贸n digita y qu茅 tan r谩pido digita. Cuidando estos 3 aspectos se puede lograr alcanzar un 98% de confiabilidad de que la persona que tiene que ser, es qui茅n est谩 haciendo la transacci贸n digital,鈥 asegur贸 Del Castillo.

Seg煤n datos del Banco Mundial, de la totalidad del segmento no bancarizado, el 65% dispone de dispositivos m贸vil. Las posibilidades parecen amplias y los beneficios de la inclusi贸n financiera de los comercios y usuarios en general, son todav铆a mayores.

Acerca de FICO

Contacto | Diario TI es una publicaci贸n de MPA Publishing International Ltd.