Menos complejidad, más control: el papel de las redes multicloud en la transformación digital

Con las organizaciones ejecutando cada vez más cargas de trabajo en la nube, refactorizando las aplicaciones existentes y con el centro de datos cada vez más distribuido, la multi-nube ya no es una opción para muchas empresas, sino una necesidad.

Durante los últimos 15 años, las empresas han experimentado con aplicaciones SaaS, han aprovechado la abundante y barata capacidad de cálculo y almacenamiento y han migrado las cargas de trabajo de los equipos de escritorio a la nube, pero aún no han conseguido la transformación digital. Los ponentes de la sesión de NetEvents sobre la nube múltiple (véase el recuadro) coincidieron en que por fin estamos al borde de un cambio generacional en las TI impulsado por la necesidad de las empresas y posibilitado por las nuevas soluciones nativas de la nube para problemas que llevan décadas. La revolución verá por fin cómo se retira el modelo tradicional de centro de datos a medida que el software monolítico se sustituye por aplicaciones nativas de la nube, altamente distribuidas y de alto rendimiento. Sin embargo, el mayor reto en la batalla por el futuro sigue siendo la complejidad de crear redes adecuadas para la era de la nube. Según nuestro panel de expertos, la verdadera transformación digital no puede ocurrir sin una infraestructura capaz de soportar el desarrollo distribuido y las operaciones de TI, y capaz de proporcionar a las empresas una visibilidad y un control total de sus entornos.

Brad Casemore, vicepresidente de investigación, centro de datos y redes multicloud, IDC define las redes multicloud como la infraestructura que soporta las cargas de trabajo empresariales distribuidas. “Todos sabemos que hemos entrado, como resultado de la transformación digital, en una era de la nube en la que cada vez más empresas están aprovechando la nube para la agilidad, para la flexibilidad, para el ahorro de costes percibidos. Y cada vez más, como resultado de la pandemia, también están aprovechando la nube para la resiliencia empresarial y su continuidad”, dijo.

Pero la complejidad es un obstáculo importante para las empresas, tanto si están dispuestas a pasar a la multi-nube como si simplemente se resignan a que sea inevitable.

En palabras de Casemore: “Se trata de nubes discretas, se trata de APIs dispares asociadas a cada nube, se trata de modelos de inserción de servicios diferentes, se trata de construcciones de red diferentes. Las empresas consideran que algunos de los problemas de infraestructura y, en particular, los problemas de red relacionados con la nube múltiple, son desalentadores e intimidantes, y se han convertido en una especie de inhibidor para aprovechar plenamente la nube múltiple para obtener beneficios y resultados empresariales”.

Con las organizaciones ejecutando cada vez más cargas de trabajo en la nube, refactorizando las aplicaciones existentes y construyendo nuevas aplicaciones distribuidas nativas de la nube, el centro de datos tradicional también se estaba distribuyendo, dice Casemore, por lo que la multi-nube ya no es una opción para muchas empresas, sino una necesidad.

Oliver Cantor, Director Asociado de Productos Globales de Verizon, observó que la forma de las redes está cambiando no por la tecnología en sí misma, sino por los nuevos patrones de uso, un paso de lo que él llama digitalización estática a digitalización dinámica. “En el pasado, se podía decir que las redes conectaban islas de computación entre sí, LANs y centrales telefónicas y otras cosas. ¿Qué conectan ahora? Pues las cargas de trabajo, y las cargas de trabajo se mueven, los datos se mueven, los usuarios se mueven, todo está en movimiento”.

Vijoy Pandey, Vicepresidente de Ingeniería y CTO de Cisco, se mostró de acuerdo: “Al final hay aplicaciones y hay usuarios y lo demás no importa”, dijo. Sin embargo, el impacto de las aplicaciones distribuidas en el papel de la red es profundo. “Estos grandes colosos se están dividiendo, se les están sacando las tripas y se están desparramando por Internet”.

Pandey dijo que el software se está atomizando cada vez más, con colecciones de APIs y microservicios entrelazados para formar aplicaciones empresariales que abarcan sistemas on-prem y nubes. “La red se está convirtiendo en el escenario de ejecución de todas estas aplicaciones” y ya no es sólo un transporte subyacente, sino “una conectividad, seguridad y observabilidad completas desde la capa de la aplicación hasta el bare metal de la virtualización”, dijo Pandey.

Amir Khan, Presidente, Director General y cofundador de Alkira, dijo que puso en marcha su empresa porque vio que, mientras la nube proporcionaba enormes recursos y las empresas estaban dispuestas a sacar más aplicaciones y cargas de trabajo del centro de datos, “la red se estaba quedando atrás, no se había adaptado a la nube”.

“Cuando empezamos a analizar en profundidad cómo cada una de las nubes proporcionaba capacidades de red, todas eran diferentes. Así que tuvimos que construir nuestra propia infraestructura virtual en la nube porque, de lo contrario, todos los matices y detalles subyacentes quedaban expuestos a los clientes y los entornos multicloud no se adoptaban al ritmo necesario.”

Steve Mullaney, presidente y director general de Aviatrix, coincidió en que incluso las construcciones de red más recientes estaban amenazadas por la migración masiva de las empresas a la nube. “La SD-WAN está muerta. ¿Por qué? Porque no se trata de volver al centro de datos, sino de ir a los centros de datos que están en la nube. No puedo coger el viejo mundo y meterlo en la nube, necesito una solución nativa de la nube. Sin embargo, soy como el gobierno. Necesito la visibilidad y los controles de seguridad que solía tener en la nube”, dijo Mullaney.

Mullaney comparó las promesas de marketing de los grandes proveedores de la nube con los folletos de los complejos turísticos que parecen ofrecer lujo y opciones a los huéspedes hasta que llegan a su destino. Entonces se encuentran con un menú fijo sin opciones a la carta. “Llegan a la nube, les han vendido gato por liebre y se dan cuenta de que hay mucha complejidad, mucho que es manual, incluso dentro de una nube”.

Las empresas se precipitan hacia una complejidad aún mayor eligiendo no sólo una sino varias nubes, aunque, como señaló Mullaney, la tendencia a la multi-nube es más ad hoc que estratégica. Los equipos empresariales elegían diferentes nubes para acceder a una aplicación o conjunto de funciones concreto, creando una “pesadilla” de multi-nube por defecto que se dejaba en manos del equipo de infraestructura.

Complejas o no, las empresas son impacientes y los proveedores de TI no pueden permitirse hacerlas esperar. Oliver Cantor, de Verizon, comparó las redes en la nube con una “gigantesca empresa de servicios públicos” que el sector informático está construyendo conjuntamente: “Hemos pasado de un mercado de la oferta a un mercado de la demanda. Estamos siendo arrastrados hacia adelante, y no sólo por los clientes empresariales, sino por sus clientes”.

Khan, de Alkira, dijo que, a medida que las empresas se acostumbraban a acortar los tiempos de desarrollo y despliegue de aplicaciones en la nube, ya no estaban dispuestas a soportar un desarrollo de redes lento. “Como dice uno de nuestros clientes, tenemos que movernos a la velocidad del negocio, no a la velocidad de la red, y eso es lo que estamos cambiando. Ahora se pueden desplegar redes globales en cuestión de minutos u horas, en lugar de los meses o años que solían tardar”.

Pandey, de Cisco, coincidió en que los clientes no sólo están cansados de esperar, sino que están aburridos de escuchar los detalles técnicos. Quieren modelos declarativos y auto-adaptables, afirma, “sistemas que te lleven de A a B, no sistemas que te digan cómo ir de A a B”.

Cantor también detectó una creciente frustración entre los clientes: “Las empresas no hacen más que sacudir la cabeza ante toda esta complejidad y buscan un modelo as-a-service. En algún momento, se enamoraron de la utilidad, la usabilidad y la capacidad de pago por uso de la nube para hacer posible el negocio. El movimiento hacia la nube nativa desde el bare metal y lo monolítico va a suceder, así que ¿cómo nos aseguramos de que los viajes de nuestros clientes sean simples y directos?”

Los ponentes coincidieron en que esto significa volver a los principios de diseño por capas con APIs limpias en toda la pila de protocolos, desde la aplicación hasta los niveles más bajos de conectividad. Sin este rigor de diseño, los errores de programación o de los operadores en un sistema complejo y altamente distribuido podrían tener profundas consecuencias.

Pandey, de Cisco, dijo que aunque parecía “terriblemente aterrador” en términos de conectividad tomar aplicaciones monolíticas y convertirlas en nativas de la nube, la ventaja es que los componentes discretos resultantes de la aplicación pueden cambiarse o eliminarse con menos consecuencias para el resto del sistema y, en última instancia, para los clientes. Sin embargo, advirtió, “es necesario contar con las herramientas y capacidades para supervisarlas: la parte de observabilidad de toda la pila. Hay que tener capacidad de descubrimiento y seguridad en la capa de la API para poder gestionar las cosas adecuadamente”.

Khan, de Alkira, se hizo eco de sus comentarios y señaló que los problemas de una arquitectura distribuida son especialmente graves para las empresas que intentan aplicar una postura de seguridad en un entorno de múltiples nubes. “Hay una mezcolanza de instancias que hay que suturar y sobre las cuales las empresas están creando políticas estáticas. Y no se puede hacer ni siquiera un simple enrutamiento o segmentación a través de estos entornos hoy en día.”

Los problemas de visibilidad y control de la gestión figuran entre los más difíciles de resolver en los entornos multicloud. Mullaney, de Aviatrix, argumentó que estos requisitos desanimarían a las empresas a confiar en las ofertas de SaaS, que caracterizó como “cajas negras”. El sector debe ofrecer lo mejor de ambos mundos: máxima agilidad y control total, dijo.

“Tengo que ser capaz de hacer doble, triple y cuádruple clic si lo necesito, para entender lo que está pasando. Este es un problema con los proveedores de as-a-service y de la nube. Les dices: “¿Qué ocurrirá si algo va mal?” y ellos te dicen: “Nada irá mal”, y tienes este enfrentamiento. Si soy una empresa, tengo que tener la visibilidad y el control que solía tener en mi infraestructura on-prem, pero también quiero la velocidad y la agilidad que ofrece la nube”, añadió Mullaney.

Khan, de Alkira, coincidió en que las empresas no se conformarían con la agilidad sin obtener también garantías de control sobre las operaciones diarias, la seguridad, el cumplimiento de la normativa y la gobernanza.

El otro aspecto importante que necesitan controlar es el coste. Se trata de un problema cada vez mayor, ya que la nube ha facilitado que cualquier persona de la empresa pueda recurrir a los recursos informáticos.

O como dice Khan: “Un empleado va y pone en marcha una instancia extragrande en la nube cuando podría haberse quedado con una instancia de tamaño medio. De ahí viene el coste. Además, al menos desde el punto de vista de la red, la automatización que se aplica debe ser elástica, de modo que la capacidad pueda ampliarse o reducirse en función de las necesidades. Eso es lo que Azure y AWS permiten hacer para las aplicaciones de computación, almacenamiento y bases de datos. Y eso es también lo que estamos haciendo para la red”.

Mullaney, de Aviatrix, coincidió en que para reducir la complejidad e imponer el control, las empresas necesitarían un conjunto común de servicios en todas las plataformas en la nube que proporcionara un “único panel para la visibilidad en todas estas nubes, así como en las existentes”.

Aunque el panel estuvo de acuerdo en la importancia fundamental de la infraestructura de red en la nube, hubo menos acuerdo sobre cómo debería suministrarse exactamente.

Pandey, de Cisco, argumentó que un énfasis excesivo en el control puede alejar a las empresas de una visión estratégica de las TI y llevarlas a un enfoque más operativo. “El control es el precursor de la complejidad. La capa de diseño, la capa de políticas, es el lugar adecuado para proporcionar la intención. Todo lo que vaya más allá de eso genera complejidad”, dijo.

Cantor, de Verizon, recomendó a las empresas que no se tomen demasiado en serio las libertades de bricolaje de la nube. Reconociendo el atractivo del SaaS y de la infraestructura basada en servicios, argumentó que todavía hay un lugar para los proveedores de servicios como Verizon con una profunda experiencia en ingeniería. Independientemente de la magia que se realice en la parte superior de la pila de protocolos, el rendimiento, la seguridad y la resistencia de las redes empresariales en la era de la nube seguirán dependiendo, en última instancia, de la capacidad de gestionar todo, desde la aplicación en la parte superior hasta la fibra y el bare metal en la parte inferior de la pila, dijo Cantor.

Mullaney, de Aviatrix, predijo que SaaS se convertiría en una “palabra de cuatro letras” y que incluso podría estar en vías de desaparecer, afirmando que los clientes de su empresa no querían comprar su infraestructura de red como un servicio. En su opinión, las empresas quieren optimizar su propia infraestructura y recurrir a los conocimientos de orquestación de proveedores como Aviatrix para que les proporcionen la gestión.

Khan, de Alkira, descarta la etiqueta de “caja negra” para la oferta de red en la nube como servicio (CNaaS) de su empresa, que, según él, permite una profunda visibilidad de la red, un control granular de los servicios y una gestión completa de extremo a extremo.

Desafiando el enfoque de proveedores como Aviatrix, Khan dijo que las soluciones de orquestación siempre estarían un paso por detrás de los proveedores de nube de hiperescala, de la misma manera que las soluciones de gestión de red de terceros del pasado siempre estaban jugando a ponerse al día con los grandes proveedores de red. “Por eso hemos optado por construir nuestra propia infraestructura en la nube pública para no tener que depender de diez proveedores de nube diferentes para sacar una función antes de poder ofrecerla”, dijo.

Todos los ponentes coincidieron en que en 2021 el mundo de las TI entra en una nueva fase impulsada no por la tecnología sino por los imperativos empresariales.

Mullaney, de Aviatrix, dijo: “Para todo organismo, lo primero es la supervivencia. Eso es lo que está impulsando esto. La gente de negocios dice que tenemos una amenaza existencial para la supervivencia de nuestra empresa. Y no es de los otros proveedores de legado: los bancos no están preocupados por otros bancos, están preocupados por los neobancos, están preocupados por la gente que se ha transformado digitalmente y tiene el atributo del que todo el mundo ha hablado aquí, que es la agilidad.”

Casemore, de IDC, dijo que la nube estaba cambiando no sólo la naturaleza de la tecnología o las habilidades requeridas por los departamentos de TI, sino la forma de trabajar de las empresas. “En IDC vemos que las empresas están pasando por una transición en la que no sólo la infraestructura es parecida a la nube, sino que el modelo operativo también lo es, e incluye toda la agilidad, flexibilidad, velocidad e inteligencia que cabría esperar del pleno aprovechamiento de las tecnologías de la nube.”

Por Guy Matthews, editor de NetReporter


Vea el evento completo en YouTube

Vijoy Pandey, Vicepresidente de Ingeniería y Director de Tecnología de Cisco
Oliver Cantor, Director Asociado de Productos Globales de Verizon
Amir Khan, Presidente, Director General y cofundador de Alkira
Steve Mullaney, presidente y director general de Aviatrix
Brad Casemore, Vicepresidente de Investigación, Centro de Datos y Redes Multicloud, IDC (presidente)



Contacto | Diario TI es una publicación de MPA Publishing International Ltd.