Más del 80 % de los CFO esperan que el trabajo híbrido suponga un ahorro en costes

El 91% de los directivos cree que nos acercamos a una recesión, y el 97% está recortando los costes en más de un 10% anual a medida que aumenta la incertidumbre económica

A nivel global, los directivos y financieros de las empresas están buscando la forma de ahorrar costes, tras un periodo de pandemia al que se suman conflictos bélicos e inflación en aumento, y que se traduce en incertidumbre económica. En este contexto, un estudio llevado a cabo por IWG,  proveedor de espacios de trabajo flexible,  revela que los directores financieros priorizan la reducción de costes cuando los temores de la recesión se hacen continuos. 

De igual forma, según el análisis, los altos directivos financieros o CFOs (Chief Financial Officer por sus siglas en inglés) esperan que la economía entre en recesión en los próximos 12 meses, y han empezado a recortar gastos para prepararse. El estudio, realizado entre 250 directores financieros, reveló que el 91% de los encuestados cree que una crisis económica es inevitable, y más de un tercio (36%) visualiza una recesión en lo que queda de este año. A raíz de esto, la gran mayoría (97%) han empezado a aplicar, o tienen previsto aplicar, medidas de reducción de costes. Asimismo, reducir el gasto en instalaciones es un objetivo clave para las empresas, ya que dos tercios (65%) de los financieros se proponen reducirlo en más de un 10% al año. 

El modelo de trabajo híbrido se considera una forma estratégica a la hora de ahorrar, y según el análisis de IWG el 82% de los directores financieros afirma que es un modelo de negocio muy rentable, ya que la demanda de espacios de oficina aumenta constantemente. Una muestra de esto es que las empresas llevan mucho tiempo utilizando las sedes corporativas de forma ineficiente, pero la proliferación del trabajo híbrido y a distancia les hace reevaluar estos gastos. De hecho, el 74% de los CEOs de Fortune 500 confirma que tiene previsto reducir el espacio de oficina.

De acuerdo con datos de International Workplace Group (IWG), las visitas a sus centros de coworking en toda España han aumentado en un 68%, al comparar las primeras tres semanas de enero con las primeras tres semanas de septiembre, períodos que marcan el inicio de año y la vuelta a la oficina después del verano. 

Los directores financieros encuestados confirman esta tendencia, ya que la mitad (50%) afirman haber optado por alquileres a corto plazo o por espacios de trabajo híbrido, lo que les da flexibilidad para aumentar o reducir rápidamente su tamaño en función de sus necesidades, sin estar atados a largos contratos. 

Según investigaciones recientes del grupo junto con Global Workplace Analytic, el modelo híbrido puede suponer para las corporaciones, de media, un ahorro de aproximadamente 10.000 € por cada empleado en este modelo. Con esto, un 39% de los directores financieros afirmó estar considerando hacer la transición completa a espacios de trabajo flexible. 

En el camino hacia el modelo híbrido el aspecto económico no es el único motor hacia el cambio. Según el análisis, más de la mitad (53%) cree que su personal prefiere un modelo de trabajo híbrido, y el 87% está de acuerdo en que este formato es más económico para los empleados en un momento en que el coste de la vida está aumentando. Los datos sugieren que el trabajo flexible puede ahorrar a los profesionales una media de casi 400 euros al mes en viajes de tren y hasta 150 euros al mes si se mueven en coche.

Asimismo, los CFO recurren a los recortes de personal para reducir los costes de la plantilla ante la presión económica: un 44% introduce despidos forzosos y un 28% revisa las franjas salariales actuales del personal y reduce el número de ascensos (27%). Igualmente, los directores financieros están limitando la incorporación de nuevos profesionales, y más de un tercio (36%) está reduciendo las contrataciones y un número similar está retrasando las mismas (33%).

IWG se ha comprometido a añadir 1.000 nuevos espacios en el próximo año para satisfacer la creciente demanda de trabajo híbrido, la mayoría de los cuales se abrirán en ciudades de provincia, ya que las solicitudes de empleo fuera de los grandes centros urbanos han aumentado un 36% desde enero de este año.El fundador y CEO de IWG, Mark Dixon, comentó: “El trabajo híbrido ayuda a las empresas a seguir siendo competitivas y resistentes, especialmente en tiempos de incertidumbre económica. Con las crecientes preocupaciones sobre la economía, los estudios muestran que los directores financieros y los líderes empresariales están adoptando el trabajo híbrido por muchas razones. Y es que este modelo no sólo favorece la conciliación de la vida laboral y familiar y el bienestar de sus trabajadores, sino que también supone un importante impulso para los resultados de la empresa. Estudios independientes han demostrado que las empresas pueden ahorrar aproximadamente 10.000 euros por cada empleado que trabaje en el modelo híbrido”.


Contacto | Diario TI es una publicación de MPA Publishing International Ltd., Reino Unido. © Copyright 1997-2022