Las fuerzas autoritarias pretenden convertir Internet en un mosaico de enclaves represivos

Según informe global, algunos gobiernos están desarticulando la Internet mundial para crear espacios online más controlables. Destacan positivamente Costa Rica y México.

En su último informe anual sobre la Libertad en la Red, el instituto de investigación estadounidense Freedom House hace un seguimiento del desalentador declive de las libertades online en todo el mundo. La libertad global en Internet disminuyó por duodécimo año consecutivo. Los retrocesos más marcados se documentaron en Rusia, Myanmar, Sudán y Libia. Tras la invasión ilegal y no provocada de Ucrania por parte del ejército ruso, el Kremlin intensificó drásticamente sus esfuerzos por reprimir la disidencia interna y aceleró el cierre o el exilio de los medios de comunicación independientes que quedaban en el país. En al menos 53 países, los usuarios se enfrentaron a repercusiones legales por expresarse en línea, lo que a menudo llevó a severas penas de prisión.

Los gobiernos están dividiendo la Internet global para crear espacios en línea más controlables. Un número récord de gobiernos nacionales bloqueó sitios web con contenido político, social o religioso no violento, socavando el derecho a la libre expresión y al acceso a la información. La mayoría de estos bloqueos tenían como objetivo fuentes situadas fuera del país. Las nuevas leyes nacionales supusieron una amenaza adicional para la libre circulación de la información al centralizar la infraestructura técnica y aplicar normativas deficientes a las plataformas de redes sociales y a los datos de los usuarios.

China fue el peor entorno del mundo para la libertad de Internet por octavo año consecutivo. La censura se intensificó durante los Juegos Olímpicos de Pekín 2022 y después de que la estrella del tenis Peng Shuai acusara a un alto funcionario del Partido Comunista Chino (PCC) de agresión sexual. El gobierno siguió reforzando su control sobre el floreciente sector tecnológico del país, incluso mediante nuevas normas que exigen a las plataformas que utilicen sus sistemas algorítmicos para promover la ideología del Partido Comunista de China.

Un número récord de 26 países experimentaron mejoras en la libertad de Internet. A pesar del declive global, las organizaciones de la sociedad civil de muchos países han impulsado esfuerzos de colaboración para mejorar la legislación, desarrollar la resistencia de los medios de comunicación y garantizar la responsabilidad de las empresas tecnológicas. El éxito de las acciones colectivas contra los bloqueos de Internet ofreció un modelo para seguir avanzando en otros problemas como los programas espía comerciales.

La libertad de Internet en Estados Unidos mejoró ligeramente por primera vez en seis años. Se denunciaron menos casos de vigilancia selectiva y acoso en línea durante las protestas en comparación con el año anterior, y el país ocupa ahora el noveno lugar a nivel mundial, empatado con Australia y Francia. Estados Unidos aún carece de una ley federal de privacidad completa, y los responsables políticos apenas avanzaron en la aprobación de otras leyes relacionadas con la libertad en Internet. En vísperas de las elecciones de medio término de noviembre de 2022, el entorno en línea estuvo plagado de desinformación política, teorías conspirativas y acoso en línea dirigido a los trabajadores y funcionarios electorales.

Los derechos humanos penden de un hilo en medio de una competición por el control de la red. Los Estados autoritarios compiten por propagar su modelo de control digital en todo el mundo. En respuesta, una coalición de gobiernos democráticos ha aumentado la promoción de los derechos humanos en línea en los foros multilaterales, esbozando una visión positiva de Internet. Sin embargo, sus avances siguen viéndose obstaculizados por las problemáticas prácticas de libertad en Internet en sus propios países.

En total, los gobiernos de 47 de los 70 países incluidos en el informe han limitado el acceso de los usuarios a fuentes de información situadas fuera de sus fronteras. Según el informe, a menudo se invoca la seguridad nacional como motivo de estas medidas represivas.

“La vigilancia desproporcionada sigue siendo uno de los problemas más evidentes que afectan a los resultados de las democracias en materia de libertad de Internet. Con demasiada frecuencia, se dejan de lado las consideraciones relativas a los derechos en favor de la creencia errónea de que unas herramientas más intrusivas y un mayor acceso del Estado a los datos contribuirán necesariamente a una sociedad más segura”.

Sin embargo, no todo es pesimismo. En 26 de los 70 países estudiados, las libertades en Internet han mejorado, gracias a los esfuerzos por mejorar la legislación, desarrollar la resistencia de los medios de comunicación y garantizar una mayor responsabilidad de las empresas tecnológicas.

Islandia ocupa el primer puesto en cuanto a libertades en Internet, al igual que el año pasado, seguida de Estonia, Canadá y Costa Rica, con el Reino Unido en quinto lugar. La legislación que protege los derechos en línea y las victorias de los defensores de las libertades digitales también se registraron en países como México, Gambia, Zambia y Armenia.

Los líderes democráticos deben volver a comprometerse a preservar los beneficios de una Internet libre y abierta, dicen los autores del informe.

“La verdadera resiliencia requiere nuevas regulaciones que consagren la protección de los derechos humanos en la era digital, una coordinación multilateral más fuerte sobre la ciberdelincuencia y la responsabilidad de las empresas, y una inversión más profunda en la sociedad civil, que tan a menudo impulsa la acción colectiva para defender la libertad en Internet y resistir el autoritarismo digital”.

Freedom House es una organización sin ánimo de lucro que investiga y defiende la democracia, la libertad política y los derechos humanos. La mayor parte de su financiación procede del gobierno estadounidense.

El informe está disponible en el sitio de Freedom House (no requiere registro).


Contacto | Diario TI es una publicación de MPA Publishing International Ltd., Reino Unido. © Copyright 1997-2022