La sucursal de uno y el nuevo borde de la empresa

¿Cómo funcionarán las redes del futuro para respaldar las ambiciones y aspiraciones post-pandémicas?

La pandemia obligó a las organizaciones de todo el mundo a encontrar soluciones rápidas a retos imprevistos. En particular, se les encomendó, casi de la noche a la mañana, la tarea de encontrar formas de apoyar a cientos o quizás miles de trabajadores remotos, la llamada “sucursal de uno”. Esto requería una arquitectura capaz de hacer llegar las redes de clase empresarial a los empleados remotos y móviles.

A principios de 2020 se hacía hincapié en la continuidad del negocio, la prevención de desastres y, en la medida de lo posible, la optimización de costes. Pero ahora se piensa más bien en lo que ocurre en el presente y se mira hacia la “próxima normalidad”. ¿Cómo deberían ser las estrategias de adquisición de TI a largo plazo?  ¿Qué tipo de inversiones específicas serán necesarias para ayudar a las empresas a volver a crecer y a tener una especie de existencia como la de antes? 

“La tecnología es algo que puede ayudar a las organizaciones a acelerar su transición a través de este proceso”, afirma Brandon Butler, analista principal de investigación de redes empresariales de la consultora independiente IDC. “Y puede ayudar a las organizaciones a garantizar la resiliencia, permitir la agilidad y superar algunos de los retos de continuidad del negocio y optimización de costes que tienen. Las organizaciones están en un punto en el que buscan hacer inversiones específicas en tecnología para apoyar a los trabajadores remotos y una fuerza de trabajo híbrida.” 

Una parte integral de este debate es el futuro de la conectividad. ¿Cómo funcionarán las redes del futuro para respaldar las ambiciones y aspiraciones post-pandémicas? 

“Ahora tenemos una variedad de endpoints que necesitan que los datos se muevan de un lugar a otro”, explica Butler. “Lo hacemos para permitir la continuidad y la fiabilidad del negocio, y para obtener información en tiempo real que respalde las experiencias digitales omnipresentes. La red es un elemento central de toda esa conectividad. Si se piensa en la nube y en la habilitación de la movilidad y el uso de ML y AI, todo ello requiere una red escalable y eficiente. Sin embargo, las organizaciones se enfrentan a retos a la hora de soportar todos estos datos en movimiento. Hay más usuarios y dispositivos que nunca en la red. Hay más aplicaciones de gran ancho de banda, como el tráfico de vídeo, y hay una expectativa de baja latencia. Es un reto. Y luego se añade la pandemia del COVID y el apoyo a los trabajadores remotos, y por eso estamos viendo surgir las arquitecturas de sucursal de uno”. 

La investigación de IDC sugiere que, antes de la pandemia, alrededor del 38% de los trabajadores tenían un acuerdo de trabajo flexible o híbrido, o trabajaban a distancia a tiempo completo. En diciembre de 2020 esa cifra había aumentado a más del 70% de los trabajadores que trabajaban a distancia. Para después de la pandemia, IDC espera que más de la mitad de los empleados trabajen a distancia, ya sea a tiempo completo o parcial. 

“El año pasado vimos muchas soluciones improvisadas”, añade Butler. “Pero ahora que empezamos a dar la bienvenida a la gente a la oficina, es el momento de pensar en qué inversiones estratégicas son necesarias. ¿Cómo quiero realmente configurar mi red y mi organización para asegurarme de que puedo dar soporte a los trabajadores remotos y a las personas que vuelven a la oficina?”

Naturalmente, habrá que desplegar las herramientas adecuadas: “Los datos de nuestra encuesta muestran que las plataformas basadas en la nube para gestionar de forma centralizada las políticas de red de la empresa, tanto para los trabajadores presenciales como para los remotos, son importantes”, dice Butler. “También se necesita un acceso de seguridad básico, como la VPN, para una arquitectura de sucursales.  Disponer de plataformas de seguridad centralizadas también es importante, además de contar con herramientas de visibilidad y análisis para supervisar la aplicación y la experiencia del usuario.”

También es valioso, dice, considerar las diferentes características de los trabajadores remotos y ver lo que necesitan: “Está lo que llamamos trabajadores del conocimiento, que representan la mayor franja de trabajadores remotos. No todos ellos necesitan un dispositivo blindado, tal vez sólo una VPN ligera o una aplicación optimizada para garantizar la conectividad con una pasarela en la nube. Tal vez sólo necesiten una conectividad de banda ancha aumentada. Luego hay una categoría que incluye a los desarrolladores y a los trabajadores de los centros de llamadas. Necesitan una solución un poco más firme para la sucursal de uno. Podríamos ver a las organizaciones desplegando un punto de acceso Wi-Fi o un router LTE para aumentar su conectividad. Luego están los trabajadores remotos para los que los fallos de conectividad no son una opción: los ejecutivos de los sectores financiero, jurídico y sanitario. No se quiere que la red se caiga durante las reuniones en línea o durante otros trabajos críticos. Para ellos, veremos más dispositivos de seguridad reforzados, como una pasarela SD WAN o un dispositivo de cortafuegos”.

También hay que tener en cuenta las aplicaciones de colaboración y el acceso a las aplicaciones basadas en la nube: “Eso necesita una plataforma de gestión centralizada para gestionar el acceso a la red”.

Para ampliar la conversación sobre la inversión en tecnología para la sucursal de uno, y el impacto de COVID en general, Butler se unió a algunas figuras senior de la industria para compartir sus experiencias. Entre ellos se encontraba Samantha Davis, CIO Americas de Arkema Inc, una empresa química global con sede en Francia y con una oficina en EE.UU. cerca de Filadelfia. 

En primer lugar, habló de cómo ha sido el último año y medio para su organización: “Como empresa química tenemos instalaciones de I+D, por lo que era esencial que parte del personal estuviera en una oficina, pero la gran mayoría estaba en remoto”, señala. “Tuvimos que analizar nuestra VPN y averiguar cómo ampliarla. ¿Cómo garantizamos que la experiencia del usuario final sea esencialmente como si estuviera en la oficina? ¿Cómo ampliamos la seguridad? Comenzó con un cambio de mentalidad, pasando de diseñar y desarrollar con la suposición de que la gente está en la oficina. Ahora se diseña y desarrolla asumiendo que están a distancia”. 

Cuenta cómo la empresa desarrolló el nuevo papel de instructor de uso práctico: “Su trabajo es ayudar a la gente a aprender a utilizar las herramientas de colaboración, y eso aumentó la adopción en general”, dice. “Vimos un crecimiento acelerado y un entendimiento de cómo usar las herramientas”.

Mark Parr es director global de tecnología de la información en el bufete de abogados global HFW: “Al principio parecía que acabábamos de entrar en modo de continuidad del negocio o de recuperación de desastres”, recuerda. “Probablemente tardamos dos o tres meses en salir de esa mentalidad y darnos cuenta de que esto no iba a ser sólo un momento en el tiempo, sino que era un proceso duradero y algo que teníamos que considerar sobre esa base”. 

Dice que el primer paso fue ser agresivos con la implantación de la tecnología: “Necesitábamos herramientas de colaboración, así que incorporamos Microsoft Teams antes de lo previsto para asegurarnos de que todo el mundo tuviera acceso a una herramienta que les proporcionara colaboración y videoconferencia y que pudieran utilizar desde casa. Descubrimos que ser agresivos con ese despliegue nos llevó a adquirir competencia y confianza en esas herramientas, lo que a su vez nos permitió pensar en cómo podríamos desplegar futuras tecnologías.”

Gaurav Anand es miembro del Consejo de Administración de Tata Communications America, conocida sobre todo por facilitar el ecosistema digital de las empresas multinacionales. Recuerda cómo la empresa pasó del 5% de “trabajo desde casa” al 95% en el transcurso de lo que él llama “un par de días malos”: “Era importante darse cuenta de que no sólo nos estábamos atendiendo a nosotros mismos, sino que, por la naturaleza del negocio en el que nos movemos, estábamos ahí para apoyar a nuestros clientes”, dice. “Nos pusimos a abordar las limitaciones de cuántas personas podían acceder a lo que necesitaban. Luego, evidentemente, había problemas de seguridad y calidad. El hecho de que la gente se volviera remota no disminuía sus expectativas de lo que debía ser su experiencia”. 

Recuerda haber investigado las soluciones de acceso a la red de Zero Trust, buscando una forma de sustituir el acceso a la VPN: “También hubo una explosión de plataformas de colaboración”, añade.

Ian Wood es Director de Tecnología para el Reino Unido e Irlanda en la organización global de software Veritas Technologies. Apunta las marcadas diferencias entre las organizaciones del ámbito tecnológico, acostumbradas a trabajar desde casa y a la conectividad remota, y otros tipos de organizaciones: “Piensa en una empresa comercial, donde son muy tradicionales con una mentalidad 100% de “flujo de trabajo desde la oficina” antes de COVID”, dice. “Una de las grandes cosas que se vislumbran en el horizonte, al volver a la normalidad, es el trabajo que hay que hacer para estandarizar los conjuntos de herramientas. Hemos visto la adopción de muchas herramientas, ya sea la adopción en la nube, el despliegue de la multi-nube, la elección del ajuste correcto de la nube. Estas empresas no están estandarizando los conjuntos de herramientas de gestión o seguridad de datos, por lo que cada nube que se ha desplegado trae consigo su propia complejidad”. 

Davis, de Arkema, cree que una prioridad futura debería ser la formación tecnológica de los miembros del equipo para que entiendan todo lo que pueden hacer las herramientas en las que la empresa ha invertido: “Eso lleva tiempo”, dice. “Hay que tener el aprendizaje mientras se realiza la implementación, y darles tiempo para que se comprometan. Tienen que ver cómo otras personas utilizan las herramientas. Entonces pueden avanzar y utilizarlas realmente de la mejor manera posible”. Operamos en 55 países. Desde el punto de vista de las TI, nuestras principales oficinas están en Asia, Europa y Estados Unidos. Y es diferente en todas partes”. 

Ponentes

Analyst Chair: Brandon Butler, Senior Research Analyst, Enterprise Networks IDC

Samantha Davis, CIO Americas, Arkema Inc.

Mark Parr, Global Director of Information Technology, HFW

Gaurav Anand, Board Member, Tata Communications America, Inc.

Ian Wood, Head of Technology UK & Ireland at Veritas Technologies

Fotografías: NetEvents




Newsletter

Contacto | Diario TI es una publicación de MPA Publishing International Ltd.