Intel presenta un servicio de chips para servidores de pago por uso

Intel ha lanzado su nuevo servicio “a la carta” para las CPU Xeon Sapphire Rapids, que cobrará a los clientes por utilizar ciertos aceleradores y otras capacidades que ya están incorporadas en los procesadores para servidores.

El lanzamiento del servicio de silicio definido por software (SDSi) de Intel señala un cambio importante en la forma en que los consumidores comprarán y utilizarán los chips de Intel en el futuro.

Se prevé que los procesadores Xeon Scalable Sapphire Rapids de cuarta generación de Intel salgan finalmente al mercado a principios de 2023. Estos procesadores vendrán con una variedad de aceleradores especializados y características de seguridad que no todos los usuarios necesitarán en todo momento.

Intel cree que su nuevo servicio “On Demand” le permitirá reducir la cantidad de hardware que envía a los clientes y les permitirá actualizar sus servidores prácticamente en función de las necesidades y pagando por ello.

Dynamic Load Balancing (DLB), Software Guard Extensions, Data Streaming Accelerator (DSA), In-Memory Analytics Accelerator y QuickAssist Technology (QAT) son algunas de las tecnologías que Intel quiere poner a disposición de sus clientes.

Muy pocos clientes de Intel necesitarán todas las tecnologías On Demand de Intel simultáneamente, cree la compañía, ya que abordan tipos de cargas de trabajo fundamentalmente diferentes. Sin embargo, a medida que las empresas sigan ampliando sus centros de datos o pivotando hacia nuevas actividades, es posible que necesiten algunas en un momento determinado. Aquí es donde entrará en juego la capacidad On Demand, escribe la empresa.

Por el momento no se ha hecho pública la información sobre los precios del servicio “On Demand” de Intel. En cambio, la compañía ha cambiado su página web “Intel On Demand”, donde ahora muestra a Lenovo como proveedor de sus modelos de consumo y activación. Empresas como HPE y Supermicro concentrarán sus esfuerzos en un solo tipo de modelo.

Mientras que el modelo de activación cobra una cuota única para acceder a funciones adicionales, el modelo de consumo promete “alinear dinámicamente” la infraestructura y la demanda.

Además de Lenovo y HPE, H3C, Inspur, Supermicro, PhoenixNAP y Variscale también forman parte del programa On Demand.

Por ahora, el programa On Demand de Intel sólo está disponible para el hardware de servidores, y es poco probable que los usuarios finales vean estos productos disponibles para su compra en el mercado.

AMD no ofrece esta opción “On Demand” con su gama de CPUs EPYC Genoa 9004 y proporciona a los consumidores acceso a todo el conjunto de características nada más sacarlo de la caja.

Los clientes pueden pagar menos con el nuevo servicio “On Demand” de Intel; pedirles que paguen más por las funciones ya incorporadas al procesador podría perjudicar a Intel, algo que la división de centros de datos de la empresa querrá evitar en estos tiempos difíciles que atraviesa la industria tecnológica.


Contacto | Diario TI es una publicación de MPA Publishing International Ltd., Reino Unido. © Copyright 1997-2022