Intel desarrollará un chip de cifrado 100% homomórfico

Intel Corp. ha anunciado que DARPA le ha encargado el desarrollo de un chip que permitirá a las aplicaciones trabajar con datos cifrados sin tener que descifrarlos primero.

El chip utilizará un método de cifrado emergente conocido como cifrado completamente homomórfico para facilitar dicho procesamiento. El proyecto se ha anunciado hoy y se describe como un programa plurianual en el que también participará Microsoft Corp. que colaborará en el desarrollo.

En la empresa, es una práctica habitual cifrar los datos tanto cuando están almacenados como cuando circulan por la red. El cifrado puede impedir que los hackers lean los registros si acceden a ellos a través de una brecha. Sin embargo, los métodos actuales de criptografía no bloquean todos los intentos de escucha.

El punto débil es que los datos encriptados tienen que ser descifrados por las aplicaciones que los utilizan antes de poder realizar cálculos. Eso crea oportunidades para que los hackers accedan a información sensible mientras se mantiene de forma legible. Con el chip que desarrollará para la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa de Estados Unidos, DARPA, Intel espera reducir los riesgos derivados de la necesidad de descifrar los datos aprovechando el Cifrado Totalmente Homomórfico, o FHE por sus siglas en inglés, que permite a las aplicaciones procesar la información sin descifrarla.

Los trabajos teóricos sobre FHE comenzaron hace más de cuatro décadas. La primera implementación exitosa fue desarrollada por un investigador de IBM Corp. en 2009, y desde entonces los informáticos han trabajado para hacer que la tecnología sea práctica en el ámbito empresarial. El principal obstáculo técnico que se interpone es que FHE requiere actualmente niveles prohibitivos de potencia de cálculo, que es el reto que Intel quiere abordar.

El objetivo de la empresa es construir un circuito integrado de aplicación específica optimizado para FHE que reduzca los tiempos de procesamiento en hasta cinco órdenes de magnitud, es decir, 100.000 veces. El esfuerzo implicará a equipos de múltiples unidades dentro de Intel. Entre los participantes habrá ingenieros de Intel Labs, que trabaja en tecnologías emergentes como la computación cuántica, el Grupo de Ingeniería de Diseño de la empresa y su Grupo de Plataformas de Datos.

En la primera fase del proyecto, Intel desarrollará los componentes de hardware del chip junto con el software necesario. También tiene previsto invertir en investigación académica sobre FHE. En las fases posteriores del proyecto, Microsoft probará los chips de Intel junto con el gobierno estadounidense incorporándolos a los servicios en la nube Azure. Además, Microsoft ayudará a desarrollar normas internacionales en torno a la FHE, lo que podría ser un paso importante hacia la eventual comercialización de la tecnología.

FHE tiene el potencial de convertirse en una poderosa herramienta para proteger los datos sensibles si Intel y Microsoft consiguen que su uso sea práctico. En el sector sanitario, por ejemplo, la capacidad de procesar datos sensibles sin desencriptarlos podría permitir a los hospitales poner la información clínica a disposición de los científicos de la salud de forma más segura. Otras organizaciones altamente reguladas, como los bancos, que también trabajan con datos confidenciales, también podrían encontrar formas de utilizar esta tecnología.




Contacto | Diario TI es una publicación de MPA Publishing International Ltd.