Intel anuncia hito con chips de 10nm

Intel ha presentado una nueva gama de chips diseñados específicamente para gaming.

Intel afirma que su nuevo chip más potente, el Core i9-12900K, ofrece un aumento de rendimiento de hasta el 30% en comparación con la generación anterior, dependiendo de la carga de trabajo, con una media de alrededor del 20% para los juegos. El fabricante ha afirmado que se pueden conseguir mejores frecuencias de cuadro en juegos como “Troy: A Total War Saga’ (25% de mejora), ‘Hitman 3’ (28%) y ‘Far Cry 6’ (23%).

La duodécima generación de la familia Intel Core incluirá un total de 60 procesadores que impulsarán una serie de dispositivos de “un amplio conjunto de socios”.

Gregory Bryant, vicepresidente ejecutivo de Intel, dijo: “La arquitectura híbrida de rendimiento de los procesadores Intel Core de duodécima generación es un cambio arquitectónico que ha sido posible gracias a una estrecha coingeniería de software y hardware que ofrecerá nuevos niveles de rendimiento de liderazgo durante generaciones”.

“Esto comienza con la llegada de nuestro emblemático Core i9-12900K -el mejor procesador para juegos del mundo- y se verán experiencias aún más increíbles a medida que enviemos el resto de la familia de duodécima generación y más allá”.

Normalmente, los procesadores son más eficientes en cuanto al consumo de energía así como capaces de realizar más cálculos por segundo cuanto más pequeña es la arquitectura que utilizan. Intel se ha esforzado por mejorar su tecnología de chips de 14nm y ha ido lanzando sucesivos chips basados en esa arquitectura mientras algunos de sus competidores la han superado.

Intel también ha incluido Wi-Fi 6E en los chips, que está diseñado específicamente para una baja latencia, lo que supone una gran mejora para los jugadores.

La empresa ha estado luchando por mantener la paridad con sus rivales, como AMD y Apple, que están produciendo chips en un proceso de nm más bajo, aunque utilizando un socio externo para fabricar los chips (a diferencia de Intel).

El chip A15 de Apple, por ejemplo, que se utiliza para el iPhone 13, está construido en un proceso de 5 nm y es mucho más eficiente. Sin embargo, los chips para móviles suelen ser más fáciles de producir a densidades más altas porque están diseñados para la eficiencia energética en lugar del rendimiento. La disipación de energía es cada vez más difícil de conseguir a medida que disminuye el tamaño de los nodos, por lo que los chips como el A15 suelen funcionar a frecuencias de reloj más bajas que sus homólogos de sobremesa.

Intel también ha dicho que Aurora, una supercomputadora que está armando con el Laboratorio Nacional Argonne del Departamento de Energía de EE.UU. para trabajos de inteligencia artificial, será el doble de rápida de lo previsto originalmente. Intel afirma que el equipo superará los 2 exaflops, es decir, la capacidad de realizar 2 quintillones -o 2.000.000.000.000- de cálculos por segundo.

La Ley de Moore, formulada por primera vez en 1965 por el fundador de Intel, Gordon Moore, establece que el número de transistores en un circuito integrado denso se duplicará aproximadamente cada dos años. Sin embargo, los fabricantes de chips están empezando a llegar a los límites físicos de lo pequeño que pueden hacer los nodos, lo que hace que el futuro de la Ley de Moore sea incierto.

Ilustración: Intel



Contacto | Diario TI es una publicación de MPA Publishing International Ltd.