Los controles de eliminación automática se activarán de manera estándar para las cuentas recién creadas, mientras que a los usuarios existentes se les pedirá que actualicen la configuración de sus cuentas.

Según se indica en el informe, los datos correspondientes a las consultas de búsqueda, las páginas visitadas y la ubicación de los usuarios se eliminarán automáticamente después de 18 meses, y los datos de uso de YouTube (incluido el historial de visitas y el tiempo dedicado a los vídeos) se eliminarán después de 36 meses.

Google utiliza este tipo de datos para ofrecer a sus clientes anunciantes la posibilidad de personalizar los anuncios y dirigirse a los usuarios con precisión. La función de borrado automático se estrenó el año pasado, pero requería que el usuario activara la función manualmente.

“Sabemos que esa información hace que nuestros productos sean útiles”, dijo el director de productos de Google, David Monsees, a la BBC. “Pero la minimización de los datos es uno de nuestros principios de privacidad más importantes y Google ya no mantendrá estos registros de forma indefinida a menos que usted nos lo pida”.

La empresa ha decidido conservar los datos de YouTube un poco más, porque le permite atender mejor las preferencias de los usuarios. Fotos, Gmail y Drive fueron excluidos de los cambios porque, según Google, los datos recogidos por estas aplicaciones no se utilizan con fines publicitarios.

Comparta este contenido