Empresas concluyen que la IA no destruye puestos de trabajo

La IA tiene más probabilidades que otras tecnologías de ser asociada a la eliminación de puestos de trabajo, pero también a la creación de los mismos.

Según un nuevo estudio publicado por académicos de la Universidad de Warwick y de la Universidad de Sussex, ambas en el Reino Unido, la introducción de la inteligencia artificial (IA) no supone, en la mayoría de los casos, una pérdida neta de puestos de trabajo.

Basado en una encuesta realizada a unas 750 empresas que utilizan IA, el informe afirma que menos de una cuarta parte de las empresas cree que la IA ha provocado una pérdida neta de puestos de trabajo desde su introducción. Una proporción similar afirma que la IA ha creado más puestos de trabajo, mientras que más de la mitad afirma que no ha habido cambio alguno.

El estudio concluyó que la introducción de la tecnología de IA es más perjudicial para el número de puestos de trabajo que la introducción de otras tecnologías no basadas en la IA, pero también es más probable que sea un creador de empleo que otras tecnologías.

En comparación con la introducción de otras tecnologías, la introducción de la IA tiene 28,4 puntos porcentuales más de probabilidad de estar asociada a la creación de empleo y 26,6 puntos porcentuales más de probabilidad de estar asociada a la destrucción de empleo, según el estudio.

El Dr. Wil Hunt, uno de los académicos participantes en el estudio, comentó: «Los debates sobre el impacto potencial de la IA en el empleo han tendido a centrarse en la posible pérdida de puestos de trabajo, ya que la IA es cada vez más capaz de automatizar tareas complejas. Y aunque parece que hay algunas pruebas de ello, nuestro estudio muestra que es tan probable que la IA conduzca a la creación neta de puestos de trabajo en las empresas que la introducen como a la destrucción neta. Aunque no podemos decir con seguridad cuántos puestos de trabajo se crearán o destruirán a partir de la investigación, es probable que la automatización de algunas tareas pueda significar que se necesiten menos personas para realizar algunos trabajos, pero que el aumento de la productividad pueda reducir los costes estimulando las ventas y la demanda de trabajadores en general. Por supuesto, esto dependerá probablemente de la tecnología de IA concreta que se utilice y de lo que los empresarios esperen conseguir con ella». Hunt puso de relieve que los datos del estudio son anteriores a las repercusiones del coronavirus, por lo que es probable que la adopción de tecnologías de IA se acelere con la explosión del teletrabajo.

Por su parte, la Dra. Sudipa Sarkar dijo: «Los avances en IA han reavivado los debates sobre el impacto de la tecnología en el futuro del trabajo, suscitando la preocupación por la pérdida masiva de puestos de trabajo. Sin embargo, los datos actuales que respaldan esta afirmación adolecen de limitaciones metodológicas y hay muy pocos análisis de lo que realmente ocurre en las organizaciones que introducen tecnologías basadas en la IA. Nuestro estudio, basado en una nueva encuesta a empleadores del Reino Unido, revela que las organizaciones que introducen la IA tienen tasas más altas de creación y destrucción de empleo en comparación con las organizaciones que introducen tecnología no relacionada con la IA. Los resultados de nuestro estudio también sugieren una asociación ligeramente mayor entre la introducción de la IA y la creación de empleo que la destrucción de empleo, pero la diferencia, cuando se comprueba, no es estadísticamente significativa. Esto implica que la IA tiene la misma probabilidad de estar asociada a la creación de empleo que a la destrucción de empleo en comparación con otras tecnologías no relacionadas con la IA».

El profesor Chris Warhurst, director del Instituto de Investigación sobre el Empleo de la Universidad de Warwick, añadió: «A falta de un experimento natural y de datos longitudinales, es imposible intentar estimar el efecto causal de la adopción de la IA sobre la creación o la reducción del empleo. En cambio, nuestra investigación demuestra cómo una metodología de este tipo ayuda a entender el alcance del uso de la IA dentro de las organizaciones en un momento determinado y es un paso hacia la comprensión de cómo la introducción de la tecnología habilitada por la IA puede tener diferentes implicaciones para las organizaciones en comparación con otras tecnologías.»

Los autores de la investigación señalan que los estudios realizados hasta la fecha tienden a ser deficientes porque se basan en lo que podría ocurrir en las organizaciones que introducen la IA o en lo que ocurre en las organizaciones que introducen la tecnología en general. Otro factor que incidiría en la fiabilidad de los informes es que, en general, ignoran los factores económicos, sociales y culturales que influyen en los índices de adopción de nuevas tecnologías por parte de las empresas.

Por el contrario, el nuevo estudio revela explícitamente lo que ocurre dentro de las organizaciones que han adoptado tecnologías basadas en la IA de forma específica y permite a los empresarios ofrecer una imagen más clara de lo que ocurre dentro de una empresa.



Contacto | Diario TI es una publicación de MPA Publishing International Ltd., Reino Unido. © Copyright 1997-2022