Previo a la contingencia sanitaria, las organizaciones transitaban ya hacia la Transformación Digital, lo que alteraba algunos nichos de la industria TIC como la venta de hardware, aunque siempre incentivando la inversión en Ciberseguridad y Telecomunicaciones. Hoy, el panorama ha cambiado y con distintas predicciones hacia los próximos años.

A través de una encuesta global con empresas, IDC, la principal firma de servicios de consultoría para las TIC, midió los impactos del COVID-19 en la distribución de presupuestos. En este contexto, los resultados revelan que el 43% de los encuestados de América Latina reducirá el gasto en Servicios de Telecomunicaciones en sus organizaciones, mientras que el 35% lo aumentará.

Diego Anesini, Director de Soluciones Empresariales y Telecomunicaciones para IDC Latinoamérica, quien participó del seminario “La importancia de las Telecomunicaciones en el contexto actual: Impactos y evolución en Latinoamérica”, explicó que los consumidores y las organizaciones “cambiarán paulatinamente la forma en que se relacionan con su ecosistema”, agregando que “hoy la demanda la marca el home office por redes de consumo más que las empresariales”.

Por su parte, Alberto Arellano, Gerente de Investigación de Telecomunicaciones para IDC México, mencionó que la consultora arrancó el 2020 con un pronóstico de crecimiento para el sector de Telecomunicaciones que ascendía a 6% el cual “se ajustó debido a la contingencia quedando debajo de 3%, lo que impactará las predicciones de los siguientes años” y representa una pérdida de cuatro billones de dólares en materia de conectividad este año, para toda América Latina. No obstante es importante destacar el lado optimista del contexto en el que estamos viviendo, a pesar de que el PIB de diferentes países en la región está teniendo tasas negativas, e impactos severos como dentro del mercado de hardware en TI, contar con números positivos, habla de que el mercado sigue activo”, comentó Arellano.

Operadores

De acuerdo con los datos entregados por IDC, algunos proveedores OTT se encuentran reduciendo la calidad de audio y video para reducir el impacto en las redes. Por su parte, los operadores también trabajan en mantener la estabilidad de las redes, y han emprendido labores de mantenimiento en sus infraestructuras luego de que en algunos países considerarán a las Telecomunicaciones como un servicio esencial para la población.

En el mercado empresarial se flexibilizaron los pagos, en algunos casos, y se renegociaron contratos con empresas. Hoy, Chile, Argentina, Brasil y México son los principales países de Latinoamérica que se encuentran usando datos de las plataformas de inteligencia para el monitoreo de concentración de usuarios.

El panorama Telecom en América Latina

En México, los servicios de Telecomunicaciones van a verse positivamente afectados. Hoy, los números podrían fluctuar por la necesidad de los usuarios de más ancho de banda y mayores velocidades, incluso por aumento en la contratación de servicios de TV de paga. Arellano estimó que el tráfico en redes de banda ancha fija será de 15 a 30% en el país.

Si bien, durante la contingencia algunos operadores están ofreciendo incremento en servicios de manera gratuita, la idea es que los usuarios valoren la experiencia y busquen contratar dichos servicios, lo que apoyará a los operadores a captar clientes para los meses siguientes.

Los proyectos de despliegue de redes 5G no se verán afectados en mayor medida, ya que no se considera que se prologuen las implementaciones o que en general el sector se vea afectado.

En octubre de 2019 se iniciaron las pruebas de 5G en México, principalmente en zonas urbanas, para que el despliegue como tal ocurriera en el primer trimestre de 2021. “Al momento los operadores no han mencionado que este proyecto tenga alguna afectación en sus calendarios, aunque podrían tener posibles cambios en la agenda regulatoria de espectro, aunque por ahora, todo avanza conforme lo planeado”, concluyó Arellano.

Para Brasil, la situación es distinta para los planes de implementación de 5G, así lo expresó Luciano Saboia, Gerente de Telecomunicaciones para IDC Brasil. El pronóstico para el mercado es suspender las pruebas de la redes 5G, posponiendo la subasta debido al escenario económico, pero con la implementación de la tecnología programada para el primer trimestre de 2021.

El aumento del tráfico en las redes de datos de alrededor del 30% al 40%, la adopción de servicios no tradicionales como soluciones de nube y UcaaS -Comunicaciones unificadas como servicio-, por sus siglas en inglés, así como la aceleración del home office; son algunos de los impactos positivos en los servicios de Telecomunicaciones para el país.

Saboia mencionó que durante el aislamiento social, la banda ancha es una posibilidad para realizar actividades de forma remota, ya sea para el entretenimiento familiar, estudiar o practicar home office. “En Brasil, para aquellos que no tienen un servicio de banda ancha en sus hogares, los smartphones son la única oportunidad de tener una interfaz digital, incluso hasta para recibir ayuda del gobierno, lo que refuerza la importancia del sector y los servicios de Telecomunicaciones”.

Por su parte, Sebastián Novoa, Analista Senior para IDC Argentina comentó que el despliegue de 5G en el país no es una prioridad, ni para el gobierno ni para los operadores, ya que el alcance de 4G aún sigue motivando las inversiones y teniendo mayor relevancia; razón por la que se estima que las subastas de 5G se pospongan para 2021.

Respecto a la agenda regulatoria también aún está en discusión y aplazada por las urgencias de la pandemia que impulsan a llegar a zonas más rurales con espectros de 4G.

Por último Novoa hizo énfasis que en Argentina, los impactos positivos en los servicios de Telecomunicaciones y el escenario de 5G son similares a los de la región. El tráfico de datos de banda ancha fija es de más de 25% a 30%, motivado por la demanda de datos fijos de los centros urbanos; los servicios asociados tanto de nube pública como privada, así como las comunicaciones unificadas como servicio, tales como las videollamadas o videoconferencias, se están adoptando.

Previsiones para los próximos años

IDC también prevé una quintuplicación de la cantidad de datos generados por dispositivos IoT hacia 2025 a nivel mundial, esperando que para ese entonces, más del 70% del tráfico de datos sea generado por contenido de video de cámaras y drones, sistemas de navegación y aplicaciones de salud; que si bien salud ya era un tema importante Pre-COVID-19, con el “nuevo normal” que pueda generar esta situación en los próximos años tomará mayor relevancia.

“Esto en América Latina, no sólo se va a mantener, incluso puede ser más acelerado debido a que nos encontramos en una región que viene algunos pasos atrás comparada con regiones un poco más avanzadas”, mencionó Diego Anesini.

Según mediciones anteriores se esperaba que en un espacio de cinco años el tráfico de datos en redes móviles aumentara 30% en promedio cada año y que en redes fijas subieran cerca de un 11%. Asimismo se esperaba para 2020 que el 80% del tráfico fuera generado por empresas medianas y grandes.

Sin embargo, hoy debido al contexto de crisis en el que nos encontramos a causa de la pandemia del Coronavirus, estas previsiones se han visto alteradas; junto a la modalidad de home office, el crecimiento en el tráfico fijo ha aumentado por sobre el móvil mostrando un incremento de 30% a 40%, mientras que en las redes móviles solo ha alcanzado un 10%.

Este “nuevo normal” acelerará el proceso de Transformación Digital de las organizaciones de la región, colocando a las comunicaciones en un rol central. La disminución de latencia, la calidad de servicio y la capacidad de integración serán clave para los siguientes años en el mercado.

Ilustración Harry Cunningham vía Unsplash

Comparta este contenido