Cómo los sistemas integrados de potencia apoyan el anhelo de la integración

El crecimiento y la velocidad definen el panorama a medida que las organizaciones están cada vez más decididas a hacer del 2022 un año de avances en la construcción de nuevos centros de datos.

Este afán por la construcción de centros de datos más grandes y más rápidos no solo sirve para recuperar el tiempo perdido durante la pandemia, sino también para adaptarse al crecimiento exponencial de las iniciativas de transformación digital, las cuales apoyan nuestros estilos de vida pospandémicos, desde el teletrabajo hasta las cadenas de suministro automatizadas y la telesalud. Además, el aumento en los servicios de streaming, las redes sociales y los videojuegos en línea ha llevado a una mayor demanda de capacidad en la nube.

La construcción de un centro de datos estandarizado

Lamentablemente para los constructores de centros de datos, este periodo de demanda insaciable de potencia informática y almacenamiento de datos se ha enfrentado con una escasez mundial de materias primas sin precedentes, así como con la falta de constructores e ingenieros en el sitio para construir e implementar estos nuevos centros de datos. Estos desafíos han ocasionado mayores dolores de cabeza para las organizaciones que intentan mantenerse dentro de los plazos y presupuestos de sus proyectos. Una estrategia que ha contribuido a mitigar estos desafíos es el uso de un enfoque estandarizado. Los sistemas integrados permiten agregar capacidad modular, lo cual permite que los propietarios de centros de datos puedan implementar infraestructura rápidamente sin sacrificar la calidad ni la seguridad.

Este afán por una mayor integración fue identificado por los expertos de Vertiv como una de las tendencias que definiría la industria en 2022. Hubo evidencia considerable que señalaba este avance hacia sistemas integrados de infraestructura en nuestra encuesta ¿Cuál es su borde de la red?, en la cual el 40% de los participantes indicó que usaba o planeaba usar soluciones integradas de racks o microcentros de datos, mientras que el 20% restante indicó que usaba o planeaba usar sistemas de centros de datos modulares prefabricados. Además, se espera que el mercado global de centros de datos modulares alcance los $47.400 millones para 2026, un aumento en la tasa de crecimiento anual compuesto (CAGR) del 17.9% a lo largo del periodo de análisis.

La implementación de velocidad y la reducción del Costo Total de Propiedad (TCO) en las construcciones de centros de datos

A medida que la industria sigue superando los desafíos relacionados con los costos, los plazos y el talento, los diseños y los equipos prefabricados serán cada vez más valiosos debido a la repetibilidad y confiabilidad en el campo. Vertiv y OMDIA realizaron una investigación, la cual reveló que más de la mitad (52%) de los ejecutivos de centros de datos encuestados implementaron soluciones de centros de datos prefabricados y el 99% planeaba usar diseños de centros de datos modulares en los próximos años. Los constructores de centros de datos pueden satisfacer la demanda y agregar capacidad sin preocuparse por el aprovisionamiento excesivo. Al llegar al sitio precableadas y montadas, estas soluciones reducen el tiempo necesario para la construcción, lo cual aumenta la confiabilidad de los plazos y garantiza un mayor control de calidad. Además, adoptar un enfoque estandarizado reduce la necesidad de tener ingenieros y otros trabajadores calificados en el sitio. A medida que la construcción de centros de datos crece en más países desarrollados, la confiabilidad, la consistencia y la fácil instalación serán de gran importancia en los países con pocos conocimientos en diseño y construcción.

Con el fin de aumentar la velocidad de implementación y reducir el TCO a la hora de adoptar un enfoque estandarizado, recomiendo las siguientes buenas prácticas:

  • Normalizar el diseño de sus diagramas unifilares a nivel global.
  • Utilizar configuraciones de implementación rápida.
  • Asegurarse de adoptar o probar alternativas a las baterías de plomo-ácido convencionales, como las baterías de iones de litio (BIL), de níquel-zinc (NiZn) o de placas delgadas de plomo puro (TPPL).
  • Asegurarse de que los tiempos de ejecución de las baterías se ajusten a las capacidades del equipo de operaciones.
  • Contar con solicitudes de licitación (RFP) a nivel global, un método de procedimiento (MOP) y programas de inventario gestionados por el proveedor.

Con la adquisición del Grupo E+I Engineering, Vertiv logró ampliar su portafolio de ingeniería asociado a la potencia con el software de sistemas de administración de energía (EMS), las soluciones de potencia modular, los busways y los tableros de media y baja tensión de E+I Engineering.

Esta adquisición no solo ayudó a Vertiv a desarrollar soluciones más personalizadas para sus clientes, sino que también apoya el esfuerzo de la industria por una mayor integración al hacer frente a muchas de las barreras y preocupaciones relacionadas con la construcción de centros de datos en el panorama actual. Por ejemplo, enviar estas soluciones precableadas y montadas reduce la necesidad de más contratistas eléctricos en el sitio y crea un entorno operativo más seguro para los contratistas instaladores.

Ya no es necesario que otras empresas subcontraten la fabricación; esto reduce los tiempos de implementación y mejora las capacidades generales de integración, así como la calidad de los productos. Además, con las capacidades modulares adicionales, los constructores de centros de datos cuentan con más opciones para distribuir la potencia en el rack y la oportunidad de hacer cambios en la distribución y ampliaciones en el futuro.

Por Peter Panfil, Vicepresidente de Potencia Global en Vertiv



Contacto | Diario TI es una publicación de MPA Publishing International Ltd., Reino Unido. © Copyright 1997-2022