Cómo cambió el panorama submarino de América Latina en menos  de un año 

Para poner las cosas en contexto, América Latina es tan grande como Estados Unidos y China combinados, con 661 millones de personas que hablan principalmente español y portugués.

En el último año, el tráfico de datos entre continentes a través de cables submarinos continuó su  crecimiento acelerado. Aunque hay un alto costo y grandes desafíos con el despliegue de  infraestructura y el mantenimiento de redes submarinas globales, la velocidad en el despliegue  de los cables submarinos ha sido beneficiosa para regiones como América Latina. El panorama  de las redes marinas del continente ha evolucionado significativamente, acelerado no solo por la  transición masiva hacia el teletrabajo, sino también por la creciente demanda de tendencias como  los videojuegos, el streaming y la realidad virtual y aumentada.  

Ahora que estamos a punto de terminar el primer trimestre del año, es importante señalar algunos  de los cambios que se han producido y cómo pueden afectar al 2022.  

Mayor conectividad en América Latina 

Regístrese gratuitamente para GTC 2022 aquí

América Latina abarca el 12% de la masa terrestre. Para poner las cosas en contexto, América  Latina es tan grande como Estados Unidos y China combinados. Hay 661 millones de personas  que hablan principalmente español y portugués, con una población que tiene un promedio de  edad de 31 años. Una población numerosa, diversa y joven que plantea la gran responsabilidad  de aumentar la conectividad para cerrar la brecha digital en una región con muchas necesidades  socioeconómicas.  

Desde el 2020, cinco cables submarinos llegaron a la región, tres de los cuales se pusieron en  funcionamiento recientemente. Utilizado por primera vez en junio de 2021, el cable Malbec de  2.500 kilómetros de largo se puso en servicio conectando Río de Janeiro, Sao Paulo y Buenos  Aires. En agosto, el Cable Submarino del Pacífico Sur (SPSC) –también conocido como Mistral–  entró en servicio con una longitud de 7.300 kilómetros, comenzando en Guatemala con puntos  de desembarque terrestres en Ecuador, Perú y Chile. Ellalink, un cable de 6.200 kilómetros también entró en servicio justo antes que el sistema de cable Malbec. 

Pero las cosas no se detienen ahí, ya que pronto se unirán otros tres para aumentar y robustecer el panorama de la conectividad en América Latina. Se espera que GigNet-1, el cual conectará a  Florida con México, esté terminado a finales de este año, seguido de Firmina (Estados Unidos a  Argentina, Brasil y Uruguay) en el 2023, y el cable Caribbean Express, un sistema que conectará  a Florida con Ciudad de Panamá en el 2024. Junto a estos arribos, los proveedores de servicios  de Internet (ISP) de la región están invirtiendo considerablemente en llevar las capacidades de  datos que proporcionan los cables submarinos a los usuarios finales; un paso fundamental para  cerrar la brecha digital ofreciendo una mayor y más rápida conectividad, así como un delay ultrabajo. Estas características y la capacidad añadida son elementos claves en un mercado de  rápido crecimiento cuya demanda de ancho de banda internacional aumentó a una tasa del 30%  CAGR (silgas en inglés de Tasa de Crecimiento Anual Compuesta) del 2016 al 2020, impulsada  por las necesidades de una población que está ansiosa por disfrutar de los beneficios de la  economía digital.

La pandemia mundial 

Desafortunadamente, la pandemia sigue siendo un desafío. La forma en que desplegamos,  utilizamos, gestionamos y mantenemos la infraestructura de redes –por tierra, mar, espacio y en  la nube– adquirió un nivel aún mayor de importancia crítica desde el 2020. Sin una red global,  nuestro mundo habría sido un lugar muy diferente con desafíos socioeconómicos aún más graves  que los que afrontamos en la actualidad. 

Según TeleGeography, la CAGR proyectada a nivel mundial para el tráfico entre corredores  submarinos intercontinentales para los próximos años es de aproximadamente 36%.  TeleGeography también confirmó un “efecto de aceleración” implícito de COVID-19 del 8% en el  2020, ya que las personas en todo el mundo participaron en el mayor experimento de teletrabajo de la historia, al mismo tiempo que se veían obligadas a jugar y aprender en casa. Queda por  ver cómo será finalmente la “nueva normalidad”, pero según TeleGeography, los primeros  indicios sugieren que el acelerado crecimiento del tráfico experimentado en el 2020 fue un  acontecimiento puntual que ha recuperado en gran medidalas tasas de crecimiento más  tradicionales. Muchos operadores ya no creen que la pandemia conllevará ajustes en alza en  sus proyecciones de demanda. Veremos cómo se desarrolla esto en 2022, ya que la pandemia  ha demostrado ser más impredecible de lo que se esperaba. 

De cara al 2022 

¿Cómo será el 2022 y cómo evolucionarán las redes submarinas? Solo el tiempo dirá si el  crecimiento del ancho de banda se estabilizará a los niveles pre-pandémicos. Lo que sí sabemos  es que, por pura necesidad, los operadores de cable han tenido que provisionar, monitorear y  mantener sus redes cada vez más de manera remota debido a los desafíos de viaje y los  confinamientos. Los operadores en todo el mundo experimentaron la importancia de las redes  altamente instrumentadas, la telemetría de streaming, y la automatización basada en datos, y  esto continuará en el 2022 y en el largo plazo. Al igual que muchas personas se cuestionan ahora  el hecho de tener que trabajar en una oficina física en lugar de hacerlo remotamente, los  operadores están cuestionando las operaciones tradicionales de uso de mano de obra intensiva frente a la creciente automatización.  

En el último año, el mundo se vio obligado a acelerar la transformación digital y los beneficios  son evidentes. Ahora veremos si el impulso continúa en regiones como América Latina, en donde  la brecha digital sigue siendo un desafío significativo. Muchos ISP han demostrado su voluntad  de adaptar sus redes a las nuevas realidades proporcionando una mayor conectividad a través  de redes submarinas, terrestres y satelitales, haciendo del mundo un lugar más conectado,  incluso desde los lugares más remotos. 

Por Fabio Medina, Gerente General y vicepresidente de Ventas – América Latina, Ciena 



Contacto | Diario TI es una publicación de MPA Publishing International Ltd., Reino Unido. © Copyright 1997-2022