Clientes presionan a centros de datos a ver más allá de la eficiencia energética para impulsar la sostenibilidad

Exigen a los centros de datos reducir la huella de carbono, el consumo de energía, agua, materias primas y el volumen de residuos que producen.

Los centros de datos han buscado por mucho tiempo formas para reducir su consumo energético. Sin embargo, con el emprendimiento de sus propios programas de sostenibilidad por parte de clientes, incluidos proveedores de coubicaciones y la nube, los operadores de centros de datos están mirando más allá de la eficiencia energética para adoptar un enfoque más holístico y volverse más “verdes”.

“Los clientes están empujando a los centros de datos a reducir la huella de carbono, el consumo de energía, agua, materias primas y la cantidad de residuos que producen”, señala un informe de la firma internacional Norton Rose Fulbright.

Un informe de Vertiv sobre la importancia de la gestión energética en el éxito de la 5G, apunta que, aunque las redes 5G son hasta 90 % más eficientes que su predecesor 4G, aún requieren más energía de forma sustancial. Esto se debe a múltiples factores, incluidos el aumento de la densidad de la red, la dependencia en sistemas de TI, mayor uso de la red y el crecimiento acelerado de tráfico. El informe sugiere que las compañías de telecomunicaciones deben enfrentar el desafío al adoptar buenas prácticas de eficiencia energética en sus redes y animar a sus clientes a acoger servicios que permitan el uso de la red para reducir las emisiones y el consumo en todos los ámbitos de la vida. 

La eficiencia energética, aunque crucial, es ahora solo una parte de la ecuación. Un informe de McKinsey acerca de la misión de los operadores de telecomunicaciones por alcanzar redes más verdes, determinó que, mientras el 15 % de su uso energético se consume durante la transferencia de datos, el 85 % restante se desperdicia a través de la pérdida de calor y otros factores. El informe indica que las telecomunicaciones representan aproximadamente el 3 % de la demanda energética global.

McKinsey identificó cuatro formas de reducir el consumo y los costos en energía:

  • Utilizar soluciones de apagado impulsadas por IA para detener los sistemas operativos que no estén en funcionamiento, mientras se calibran los ajustes óptimos del equipo para frenar los residuos
  • Emplear la optimización energética basada en el IoT para proporcionar lecturas de consumo exactas mediante sensores que midan la entrada y consumo energético de la red de forma precisa y ayuden a detectar problemas potenciales y emitir alertas en tiempo real
  • Realizar transformaciones estructurales y arquitectónicas para, entre otras medidas, migrar a los sistemas RAN en la nube y de “nube limpia”
  • Evaluar las fuentes de energía de forma estratégica

“No vemos ninguna razón para que todas las necesidades energéticas de la mayoría de operadores de telecomunicaciones no se aborden con energía verde para 2030”, señaló McKinsey. Vertiv brinda a los clientes soluciones que los acercan a esta meta. En octubre de 2021, Vertiv creó una asociación con Honeywell para apoyar una mayor sostenibilidad del centro de datos. Su primera oferta es una solución inteligente de gestión de potencia (Vertiv™ HMX 6500R) que cuenta con un sistema integrado de control y gestión de recursos energéticos y lo combina con almacenamiento de energía, análisis, pronósticos y optimización económica para ayudar a cumplir los objetivos de sostenibilidad.

Los clientes, mientras tanto, desean el tipo de resultados medibles que ofrecen las Soluciones Vertiv. “Los clientes de los centros de datos buscan medidas de sostenibilidad transparentes y cuantificables”, apuntó Norton Rose Fulbright. Mientras que los criterios de medición para la sostenibilidad de los centros de datos incluyen el PUE (efectividad del uso de la energía), EUA (eficiencia en el uso del agua), y CUE (efectividad en el uso de las emisiones de carbono), The Green Grid, un consorcio industrial sin fines de lucro, está añadiendo uno nuevo —el IUE (eficiencia en el uso de infraestructura).

De acuerdo con The Green Grid, la nueva métrica fue creada para ayudar a identificar la cantidad de diseño de infraestructura que puede utilizar un centro de datos operativo. Al medir la eficiencia de los centros de datos, en un rango de 0 % a 100 % de IUE real, el sistema ayuda a evidenciar una potencial deficiencia del uso de infraestructura o capacidad desperdiciada.

Las medidas adoptadas por los centros de datos incluyen el uso de “arrendamientos verdes” que permiten inversiones en el desempeño ambiental de un edificio y se alinean con los objetivos de sostenibilidad del arrendador-arrendatario. Los centros de datos también están eligiendo materiales y diseños con mayor cuidado. “Más y más propietarios y operadores de centros de datos están evaluando y seleccionando materiales de construcción e infraestructura interna con base en el desempeño y las repercusiones ambientales (como la huella de carbono, productos químicos peligrosos), así como reciclando o renovando oportunidades”, menciona el informe de Norton Rose Fulbright.

La tecnología es un motor importante para la sostenibilidad. “El uso de la tecnología en los centros de datos permite monitorear el consumo de energía, agua, temperatura, humedad y ciclos de demanda máxima, y puede cumplir varias funciones dentro de los controles de iluminación y temperatura, recuperación del agua de lluvia, reciclado del calor residual y enfriamiento eficiente”, añade la firma de abogados.

El agua, empleada por centros de datos para el enfriamiento, es el siguiente paso importante hacia un enfoque más holístico. “Casi un 40 % de la energía consumida por un centro de datos puede destinarse al aire acondicionado. El uso de tecnologías de enfriamiento evaporativo basado en agua cuenta con una herramienta común para reducir el consumo energético. Esta reducción se alcanza a expensas de un mayor uso del agua. Los operadores de centros de datos están redoblando sus esfuerzos para reducir la dependencia en las reservas de agua, a medida que los movimientos de sostenibilidad a nivel mundial aumentan su foco en el agua como recurso agotable”, apunta Norton Rose Fulbright. Esto implica una serie de estrategias tales como el uso de sistemas de enfriamiento que requieran menos agua, la implementación de programas de recuperación de agua de lluvia y reciclaje del agua.

“El consumo de agua está próximo a convertirse en un factor de sostenibilidad tan evidente para los centros de datos como el consumo energético. Muchos participantes en esta industria están rastreando su uso del agua y presentándolo en sus métricas de rendimiento y sostenibilidad”, indica Norton Rose Fulbright, al señalar que la gestión de residuos es otro foco en aumento. “Los propietarios, operadores y clientes de centros de datos también toman en cuenta los materiales y el calor residuales a la hora de evaluar la sostenibilidad y la eficiencia. La capacidad para registrar el impacto de una gestión “cero residuos” potencia el surgimiento de un criterio de medición significativo para proveedores de servicios de centros de datos, debido a que los clientes sopesan la integridad de los programas de sostenibilidad del centro de datos”.

Por Daniel de Vinatea, Sales Operations and Delivery & Execution Director para Vertiv LATAM



Contacto | Diario TI es una publicación de MPA Publishing International Ltd., Reino Unido. © Copyright 1997-2022