Facebook está obstruyendo nuestro trabajo sobre la desinformación

La hostilidad de la compañía al escrutinio académico limita nuestra capacidad para entender cómo la plataforma amplifica falsedades.